Sonia la Única

La tradición del bolero tiene a una cantante chilena inscrita entre sus grandes voces femeninas, y no es entusiasmo nacionalista sino dato reconocido en varios países. Sonia Von Schrebler destacó primero, desde niña y junto a su hermana, como parte del dúo Sonia y Myriam, y al fin de esa asociación decidió continuar a solas con un nombre artístico. Sonia la Única fue una de las voces importantes de la canción chilena en el siglo XX —no sólo en el bolero, cabe aclarar—, asentada en México durante parte importante de su carrera, y con colaboradores y apoyos cercanos tan relevantes como Armando Manzanero, Consuelo Velásquez, Lucho Gatica, el director de orquesta Chucho Ferrer, y los reputados compositores Joaquín Prieto y Rubén Fuentes. “La bikina”, “Esta noche la paso contigo” y “Te amaré toda la vida” fueron canciones que ella grabó por primera vez, y que hoy figuran entre clásicos románticos en castellano.

Fechas

Santiago - 09 de abril de 1929
Santiago - 14 de septiembre de 2018

Décadas

1940 |1950 |1960 |1970 |

Géneros

Grupos

Marisol García

«Aristocrática dama de la canción», la llamó la revista Ritmo, pero esa elegancia no era sólo la apariencia de una mujer de excepcional prestancia en el escenario y frente al micrófono. Su canto marcó también la grandeza de la osadía, en un repertorio amplio y de distinguible identidad.

A solas en México
Fue su amigo Armando Manzanero quien le sugirió su nombre artístico. En 1964, ya decidida a seguir en la música pese al fin de Sonia y Myriam, el compositor le hizo ver que de ahí en adelante quedaba como «la única» del popular dúo formado junto a su hermana veintitrés años antes. Y esa distinción, de origen práctico, sirvió en adelante como una categoría de calidad. Sonia von Schrebler fue efectivamente una voz distintiva, que alcanzó cumbres que, en México y como solistas, sólo Lucho Gatica y Monna Bell podían ostentar hasta entonces desde el frente de chilenos haciendo carrera en la gran industria disquera.

Su discografía, extensa, tuvo al bolero como cauce principal, pero no exclusivo ni estandarizado. Importantes autores latinoamericanos le entregaron a ella temas especialmente dedicados, que luego de su grabación saltaron al cancionero popular. Y en el total de sus grabaciones sorprenden grabaciones de rock suave (una versión en castellano para el “Without her”, de Harry Nilsson), hits radiales italianos, chanson y ranchera. Su disco Em bossa fue, en 1972, un pionero cruce de una voz chileno para el repertorio de bossanova.

Sonia la Única buscó también dejar registro de su gusto por la creación chilena. En 1973, participó de un homenaje a Pablo Neruda organizado por la UNAM, semanas después de la muerte del poeta, en un montaje desarrollado junto al actor mexicano Sergio Bustamante que presentó el total de 20 poemas de amor y una canción desesperada narrados y/o cantados (quedó registro del espectáculo en un disco homónimo). Siete años más tarde se hizo cargo de un cuidado traspaso de patrimonio a arreglos de salón en Sonia la Única canta a Violeta Parra (1980). Este último fue el primer disco del sello SyM que ella y su hermana Myriam formaron ese año en Santiago (y que también publicó trabajos de gente como Eduardo Gatti, Hugo Moraga y Óscar Andrade), en el proceso de ambas por volver a fijar residencia en su país, y que Sonia no concretó realmente sino hasta 1989, con la democracia ya recuperada.

La cantante se mantuvo entonces ofreciendo recitales como solista, con algunas pocas reuniones en vivo del dúo junto a su hermana (la última de ellas, en 2003). En 1992 se la vio en vivo junto a próceres del bolero en una edición especial de un programa de TVN dedicada a Lucho Gatica, y en la que también aparecieron Olga Guillot, Armando Manzanero, Antonio Prieto y Palmenia Pizarro.

La doble vida de Amaro Labra

Con una biografía de Gonzalo Planet y un concierto, Sol y Lluvia celebra 40 años este sábado.  Su líder, el diputado Amaro Labra, habla de esa historia, y de sus dos oficios. La política y la música.  Entrevista de MusicaPopular.cl: “A lo mejor no hago melodías “rebuscadas y hermosas”, como dice Jorge González. Hago lo que puedo hacer”.

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.