Luis Barragán

Luis Barragán fue uno de los arregladores más importantes de la historia de la música popular chilena, y legó tan importantes grabaciones como composiciones para la canción de su tiempo. Orquestador, compositor y pianista de jazz (integró brevemente el grupo The Chicagoans), su nombre figura en los créditos de populares singles y LPs, incluyendo «La torcacita», de Ginette Acevedo (1971); el bolero «Una cruz» y el rock lento «Por creer en ti», de Isabel Adams; y todo el exitoso primer repertorio de Cecilia para el sello Odeon («Dilo calladito», «Puré de papas», «Baño de mar a medianoche», «Aleluya»). Inscribió también canciones propias, como el bolero «En un rinconcito» (1955), popularizado por Arturo Millán; la balada «Ay amor», para Los Ángeles Negros; o la cumbia «El zapato con arena», grabada por Luisín Landáez. Otros de los nombres con los que trabajó fueron Los Huasos QuincherosCarlos Contreras y Los Hermanos Arriagada.

Luis Barragán

 

 

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un Chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.