The Chicagoans

El trío de jazzistas aficionados que al comenzar los ‘40 ensayaba a puertas cerradas, se convirtió en la semilla para la gestación del histórico Club de Jazz de Santiago. Era una banda formada por los amigos René Eyheralde (clarinete), Ernesto Tito Rodríguez (corneta) y Lucho Córdova (batería), quienes practicaban una música lejana al “jazz melódico” de arreglos y totalmente bailable que por entonces ejercían los músicos profesionales de las orquestas.

Leer más

Años

Santiago, 1941 - 1948

Décadas

1940 |

Géneros

The Chicagoans

Integrantes

René Eyheralde, clarinete (1941 – 1948).
Ernesto Tito Rodríguez, corneta (1941 – 1948).
Lucho Córdova, batería (1941 – 1948).
Carlos Morgan, guitarra (1941 – 1942).
Luis Barragán, piano (1941 – 1942).

Iñigo Díaz

Los tres fueron parte clave de una nueva generación de improvisadores que pregonaban un amor por las formas auditivas de esta música –más allá de las festivas-, a la que llamaban “hot jazz”. Los seguidores de este nuevo conjunto acudían a escuchar los ensayos a la vieja casa de Santo Domingo y Bandera, que pronto sería el primer emplazamiento del Club, fundado en 1943. El trío, en el que en sus comienzos incluía al guitarrista Carlos Morgan y al pianista Luis Barragán, adoptó el nombre de la banda original de Chicago liderada por Jimmy McPartland (The Chicagoans) para expresar su propia perspectiva musical: jazz negro interpretado por músicos blancos. Es decir, dixieland en su más puro estado.

The Chicagoans actuaron permanentemente en el circuito universitario capitalino sorprendiendo a audiencias que hasta entonces prácitamente sólo conocían repertorio popular de bolero, tango y otros biales. Al ver las capacidades expresivas de estos jóvenes, The Chicagoans fueron también “apadrinados” por los grandes jazzistas de los años '30: Luis Huaso Aránguiz, Mario Escobar y Víctor Tuco Tapia, principalmente (quienes, por cierto, eran sus propios héroes).

El trío dixie logró una histórica participación a comienzos de la década de 1940 como teloneros de la orquesta tropical Lecuona Cuban Boys, en el antiguo y ñuñoíno Teatro Hollywood. The Chicagoans fue entonces la primera agrupación establecida donde tocó Córdova. La que en definitiva lo catapultó a la inmortalidad como el gran baterista después de la aparición de Tuco Tapia y  como el principal gestor del jazz chileno después del trabajo de Pablo Garrido en la primera mitad del siglo pasado.

Tomás del Real: cantar para cosechar

Sembrar de nuevo es el álbum que cierra el primer tríptico de grabaciones del joven trovador viñamarino, una breve serie de canciones de naturaleza acústica que surgieron al fragor del estallido de octubre y que viven una segunda edad en la dubitativa realidad de la pandemia. La edición ilustra su cubierta con una escultura en madera del artista visual Cristian Garrido.

Conversaciones con el Grupo de Los Diez

El pianista de jazz que vive desde 1999 en esa ciudad dialoga con Alfonso Leng, Alberto García Guerrero y Pedro Humberto Allende a través de sus partituras, que aborda desde la improvisación. Su nuevo disco considera cuarteto de jazz y cuarteto de cuerdas.