Kike Galdames

Conocido principalmente por su historia en Illapu, Luis Enrique Galdames Sandoval es un autor, compositor, multi-instrumentista y educador, a la vez que un viajero musical con muchos destinos situados en la llamada América Morena. Su música está permeada por ritmos, aires y colores latinoamericanos, poesía y canto, una propuesta que ha llegado incluso fuera de los límites de Illapu y ha ubicado a Kike Galdames como un nombre en la música de fusión latinoamericana.

Fechas

San Antonio - 06 de octubre de 1965

Décadas

2010 |2020 |

Géneros

Grupos

Nacido en San Antonio, durante su niñez Kike Galdames integró varios conjuntos folclóricos del puerto. Más adelante, en Valparaíso, estuvo en agrupaciones como Paracas y Valparaíso. A los 29 años, en 1994, se unió a las filas de un Illapu que estaba consolidándose en Chile como conjunto de alta popularidad tras su exilio en Francia, una época de renovación musical y cambio de rumbos. Allí, Kike Galdames comenzó a mostrar una versatilidad como intérprete, sobre todo de aerófonos andinos, quenachos, quenas y zampoñas, que en paralelo combinaba con otros sonidos, saxofones soprano y alto y flauta traversa. Su primera aparición con Illapu quedó registrada en el álbum Multitudes (1995).

Algunas canciones suyas escritas para Illapu fueron "El loco de puerto" (1998), "Solo sueña" (2000), "Dame tu vida (2000) y "Mi niña golondrina" (2014), creada a partir del poema "Miedo", de Mistral. Tuvo una primera edad como canción de Kike Galdames en 2005, cuando fue grabada por Zinatel en el disco ...El futuro lo sabrá. El grupo exploraba la música latinoamericana con ciertos filtros del pop y la electrónica. Allí también aparecía Cristián Márquez, otro músico de Illapu que coincidió con Galdames en su época de vida en México.

Sus álbumes solista son Canturía de mi sangre (2019), un trabajo de musicalización de poesía de Gabriela Mistral, que se conecta directamente con esa temprana investigación de la Nobel de Literatura, y luego un más personal Volumen 1 (2020). Este disco nació inspirado, además, en el fragor de la revuelta de octubre (con una composición dedicada a Gustavo Gatica, el joven que perdió la vista a manos de la represión policial) y que también pudo capturar la incertidumbre de la pandemia al año siguiente.