Honorio Quila

Honorio Quila es uno de los veteranos cultores del guitarrón y la poesía popular en Chile. Cantor a lo humano y lo divino, es un referente para cultores más jóvenes y se mantuvo activo hasta su muerte entrado el nuevo siglo entre las nuevas generaciones de cantores a lo poeta.

Fechas

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |

Géneros

honorio-quila

David Ponce

Natural de Alhué y cercano a Loica, Honorio Quila proviene de una zona prolífica en históricos cantores como Domingo Pontigo, Manuel Gallardo, Atalicio Aguilar y Adiel Fuenzalida, en la provincia de Melipilla. Ya entre 1958 y 1960 los investigadores Raquel Barros y Manuel Dannemann hicieron allí grabaciones suyas de cuecas, esquinazos y versos a lo humano y lo divino, que constan en el archivo de música tradicional de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

En diciembre de 1999, Honorio Quila fue parte de los actos musicales de reinauguración de la Plaza de Armas santiaguina, abiertos con una vigilia de canto a lo poeta coordinada por el investigador Claudio Mercado en la que compartió con los mencionados Domingo Pontigo y Manuel Gallardo, Francisco Astorga, Santos Rubio, Osvaldo Chosto Ulloa, Arnoldo Madariaga padre e hijo, Luis Ortúzar (El Chincolito de Rauco) y Sergio Cerpa (El Puma de Teno).

El propio Mercado publicó años después El sol cuando a mí me hablaba (2009), título de un libro y un disco con testimonios y versos sobre la vida del poeta, quien asímismo ha sido fuente e influencia para cantores como Pedro Yáñez, el curacavino Carlos Muñoz, El Diantre, y Manuel Sánchez. Este último, en una entrevista en 2006, aludía a su capacidad para componer no sólo versos, sino también melodías. "En Loica, debe haber sido el año '93, más o menos, Honorio Quila dijo ‘una vez soñé que cantaba una entonación, y mientras la cantaba iba viajando hacia el sol. Me desperté en la noche y me puse a cantar la misma entonación’. Después afinó la guitarra de un modo extraño y la cantó. Y dijo ‘Yo le puse La Del Sol’".