Gonzalo Palma

El pianista y compositor Gonzalo Palma fue uno de los músicos referenciales del jazz acústico que llegó desde el puerto de Valparaíso —”la cuna del jazz chileno”—, desde mediados de los ’90, cuando encabezó primero el grupo Valparaíso Jazz Trío y cuando después se volcó a un largo trabajo como líder de tríos. Su piano siempre se nutrió además de elementos musicales propios de la orilla, y así fue como además la improvisación jazzística, sus composiciones tuvieron los sabores del bolero y el vals de la “costa oeste”, junto a un importante componente latin bop. Su nombre aparece junto a otros marcados líderes en esta dirección, como Carlos Silva, Felipe Riveros o Mario Feito: solistas que desarrollaron en profundidad el “piano trío”.

Fechas

Viña del Mar - 30 de septiembre de 1970

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Gonzalo Palma

Iñigo Díaz

Influenciado inicialmente por pianistas eléctricos como Joe Zawinul, en 1992 Palma inició una carrera en esta línea frente a los teclados del grupo Convergencias, que lideraba el guitarrista Eduardo Orestes (no confundir con el octeto cool jazz Convergencia, que operó en Santiago durante la misma época), banda que lo conectó inicialmente con uno de sus futuros socios, el bajista Marcelo Córdova. Sin embargo su ductibilidad interpretativa y sus intereses musicales lo llevaron a ampliar el espectro operativo hacia otras variantes, por lo que ingresó en la popular Orquesta del Casino de Viña del Mar (1993) y en la big band afrolatina Irazú (1995).

Poco después Palma estaba ya lejos de sus comienzos en la fusión y muy inmerso en el formato del trío jazzístico (piano-contrabajo-batería). Se volcó entonces a la música de íconos como Bud Powell o Thelonious Monk para delinear sus propios proyectos bop. En 1997 encabezó el Valparaíso Jazz Trío, junto al experimentado baterista Ariel Yelo Aguirre. Con este ensamble grabó Standard en el fin del mundo (2002), y un año después siguió en una escalada solista utilizando a Aguirre como brazo derecho y a contrabajistas alternativos como Marcelo Córdova, Cristián Ureta y Carlos Rossat.

Debutó con Los ojos de Claudia (2004) y en 2005 se estableció en Santiago para comandar un nuevo trío acústico junto a Roberto Carlos Lecaros (contrabajo) y Carlos Cortés (batería), y una alternancia con el trío del baterista Alejandro Espinosa. En 2006 actuó como pianista eléctrico en conciertos de Randy Brecker y Frank Gambale y desde 2007 reactivó sus siguientes tríos en Santiago, con el contrabajista Rodrigo Galarce (junto a Cortés en la batería) y un tercero con Eduardo Peña (contrabajo) y Félix Lecaros (batería), que presentó en México en 2009.

Doce años después de su primera grabación como líder, Palma regresó al estudio para registrar discos por partida doble. Primero junto al Kinteto Obrero, un combo hard bop con músicos de la Quinta Región, que estrenaron entonces el álbum Tijerales; y luego con su cuarto trío, denominado Triángulo de las Bermudas, nuevamente junto a sidemen de Valparaíso: Rodrigo Rivera (contrabajo) y Manuel Estay (batería), quienes grabaron en 2016 el disco Zona alta – zona baja.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.