Eliseo Guevara

Astro chileno de la canción mexicana durante cuatro décadas con su investidura de “el Charro de Chile”, Eliseo Guevara nació en una familia campesina en Buin, creció entre San Bernardo y Puente Alto, y desde niño forjó su oficio como cantante. Pero su debut profesional se produjo cuando cumplió 30 años, en 1979, con el sencillo “La horma de mi zapato”. Desde entonces su carrera se encumbraría como una de las más pródigas y activas de la música mexicana elaborada en Chile, completando un catálogo de más de 40 discos, sucesivas presentaciones dentro y fuera del país, y varios clásicos del género, como “El de las botas negras” o “Navidad de un niño pobre”. Guevara murió en 2020, a los 70 años, cuando todavía se encontraba plenamente activo.

Fechas

Buin - 31 de agosto de 1949
- 26 de junio de 2020

Décadas

1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Eliseo Guevara (cuyo nombre completo era Eliseo del Carmen Guevara Muñoz) fue uno de los pocos solistas masculinos de la escena de la música ranchera hecha en Chile. Se inició tempranamente como cantante en pequeños locales y eventos campesinos durante los años '70, pero su camino musical se vio interrumpido por el cierre de los escenarios que produjo el gobierno militar. Recién pudo debutar con un disco en 1979, cuando tenía 30 años. Con el sello Sol de América - fundamentalmente editor de repertorio tropical - grabó dos canciones: el corrido “La horma de tu zapato”, que versionaría nuevamente en varias oportunidades como éxito ranchero, y la cumbia “Siempre esperando por ti”.

Esa cumbia ranchera sería entonces uno de los pilares en su popular repertorio. Compartiendo escenario y amistad con Guadalupe del Carmen en los años '80, Eliseo Guevara continuó grabando sencillos con el sello CBS, que editó también una serie de LPs para el mercado argentino. Allí las canciones del chileno alcanzaron una importante difusión en los circuitos de la música ranchera. En 1991 editó el álbum El de las botas negras, con etiqueta Sony Music, heredera de CBS, y su popularidad también se replicó en Chile.

Simultáneo a fenómenos como Los Llaneros de la Frontera –que vendieron cientos de miles de discos en la década del '90–, Eliseo Guevara se hizo un nombre habitual en escenarios y festivales locales de la música mexicana. El propio artista describió su oficio en el diario La Cuarta, en 2008: «He hecho desde cumpleaños hasta grandes eventos, he conocido todo tipo de casas cantando en bautizos y hasta en velorios, gancho, donde me han pedido ir a dejar a personas a su última morada».

La canción “El de las botas negras”, que narra una trágica historia de amor (políticamente incorrecta en tiempos actuales), es el mayor de sus hitos populares, y ha sido versionada por Los Charros de LumacoLos Llaneros de la Frontera, pero no es el único. “Navidad de un niño pobre”, “Falsas promesas” o “Felipe Camiroaga” (que compuso en 2012 en homenaje al fallecido animador de televisión) son otras de sus canciones que han trascendido en su repertorio histórico.

Como es habitual en el género ranchero, Guevara sumó otros clásicos de la música mexicana, como “El hijo ingrato”, de Antonio Aguilar, su principal referente como cantante charro, o “Juan Guerrero”, que incluso tiene versiones por los mexicanos Tigres del Norte. Así, el chileno conformó un show que lo llevó a presentarse prácticamente en todo el territorio chileno, y en escenarios de Argentina, Bolivia, Paraguay e incluso Estados Unidos.

Con distintas formaciones musicales y varios sellos discográficos, Guevara alcanzó una lista de más de 40 discos hasta el año 2020. Editado en formato de disco de vinilo y en cassettes en los años 80, desde los 90 en formato CD alcanzó el grueso de su discografía- Como muchos de su género, también ha circulado en copias piratas y hoy buena parte de su discografia se puede encontrar en YouTube, subida por seguidores. En plataformas legales también hay algunas compilaciones, que, en cualquier caso, muestran una muy pequeña parte de la historia musical del cantante.

Eliseo Guevara se hizo acompañar por conjuntos como Los Tigres de Sonora y, en su última época activa, por Sentimiento Norteño, y con ellos celebró 40 años de vida artística en noviembre de 2019 en un local de Santiago. En junio de 2020, en medio de la cuarentena por el covid-19, su familia comunicó su fallecimiento producto de un tumor cerebral. Tenía 70 años. “El Charro de Chile” dejó su nombre en la historia de la música ranchera hecha en nuestro país.