Carlos Labbé

Escritor de la generación de comienzo del siglo XXI, Carlos Labbé ha desarrollado en paralelo una búsqueda a través de diversas fuentes musicales y sónicas, desde el pop independiente, el rock experimental, la música de baja fidelidad y la electrónica. Desde su primera novela, Pentagonal: incluidos tú y yo, publicada en España, ha editado un serie de discos que dan cuenta de este trabajo de laboratorio.

Fechas

Santiago - 28 de enero de 1977

Décadas

2000 |2010 |2020 |

Géneros

Carlos Labbé tuvo tempranos estudios de piano, además de interés simultáneo en los teclados electrónicos. Sus primeras colaboraciones fueron con solistas como Francisca Villela (del dúo Prissa) y bandas como Tornasólidos. Labbé fue definiendo una apertura hacia la música desde el pop (La Banda del Pequeño Vicio, Electrodomésticos, Dënver y Javiera Mena), y desde el rock experimental y progresivo (los primeros Jaivas), que lo llevaron a establecer un contrapunto en sus trabajos musicales.

Muy cercano a la estética lo-fi (baja fidelidad), inició un recorrido como compositor solista con el disco Doce canciones para Eleodora (2007), publicado por el sello israelita Bird Song, especialista en lo-fi. Allí, Labbé grabó esas doce canciones utilizando una antigua guitarra acústica en desuso y austeros elementos de grabación casera. En un segundo apronte, incorporó teclados y computadores para grabar Monicacofonía (2009). A fines de 2011 publicó un tercer álbum, Mi nuevo órgano, con el que regresó a la baja fidelidad, las canciones simples y las narraciones intercaladas, y a inicios de 2013, publicó su primer registro enteramente instrumental, Repeticiones para romper el cerco, trabajado con tecnologías en boga en esos años, como el iPad.