Yajaira

El dato inicial más llamativo en Yajaira era la experiencia con la que llegaron sus miembros fundadores. El guitarrista Samuel Sam Maquieira había tocado en Jusolis; el baterista Sebastián Flecha Arce era entonces integrante de Pánico; y el bajista y cantante Miguel Comegato Montenegro había actuado en Necrosis y en los respetados Supersordo. Su primera inspiración fue el rock stoner de K-yuss y Soundgarden, aunque también el legado de Black Sabbath y el rock sicodélico en general. Durante una década, el grupo trabajó un sonido eléctrico poderoso y distendido, de gran influencia para otras bandas rockeras independientes en el circuito local noventero. Tras una pausa, su reactivación como trío confirmó su vocación eléctrica.

Leer más

Años

Santiago, 1995 - 2006 *reunidos en 2010

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Yajaira

Integrantes

Miguel Ángel Comegato Montenegro, voz y bajo (1995 - 2006 / 2010 - •).
Samuel Maquieira, voz y guitarra (1995 - 2006 / 2010 - •).
Flecha (Sebastián Arce), batería (1995 - 2001).
Héctor Piri Latapiat, guitarra (1999 - 2003) y batería (2003 - 2006).
Pimpón (Christian MacDonald), batería (2002 - 2003 / 2010 - •).

Carlos Costas

Difusión local y gira internacional
Yajaira pasó sus dos primeros años ensayando en los subterráneos abandonados de una antigua estación de trenes de la ciudad de Santiago. En el invierno de 1998, la banda grabó su primer álbum, Yajaira, el cual logró ubicar un single en radios ("Alcohol"), o al menos en la fase rockera de radio Concierto (que entonces transmitía bajo el slogan "rock y guitarras"). El segundo disco del grupo fue grabado a fines de 1999 y en sistema análogo. Lento y real mostró un sonido más atmosférico y expansivo, y recibió excelentes críticas en medios especializados. La buena prensa en el extranjero le permitió al grupo distribuir ese álbum en Europa y Australia a través del sello holandés Freebird.

Para entonces, la banda era ya un cuarteto, pues se había sumado –en un principio, como invitado– el guitarrista Héctor Piri Latapiat. Cerrando el 2000, Sebastián Arce dejó el grupo para radicarse en Francia junto a su otra banda, Pánico. Ante la urgencia fue convocado Christian MacDonald (baterista de Hielo Negro), con quien el grupo abrió el concierto de Jon Spencer Blues Explosion en el capitalino Teatro Providencia, y terminaron por grabar su tercer álbum, La ira de Dios (2002).

Durante los meses de octubre y noviembre de ese año, Yajaira viajó a Europa para realizar una gira por varias ciudades de Alemania, Holanda y Bélgica. Bares, clubes y casas okupa fueron allá sus escenarios. A su regreso, MacDonald anunció su decisión de alejarse del grupo para concentrarse en Hielo Negro. En la batería, y a falta de otro candidato, quedó así Piri Latapiat. Consolidados otra vez como un trío, los músicos de Yajaira comenzaron a desarrollar proyectos paralelos. Samuel Maquieira trabaja desde entonces otras de sus inquietudes musicales junto a The Ganjas. Al mismo tiempo, Comegato montaba el grupo doom Electrozombies.

Los últimos lanzamientos de Yajaira fueron el disco de rarezas Sonidos ocultos 95-03, que incluye material inédito y un tema nuevo, y el EP Desolazión (2005). A fines de octubre de ese año, Yajaira celebró su primera década con un concierto en el Galpón Víctor Jara, poco antes de anunciar su separación. Su rearticulación, hacia 2010 mantuvo a bordo a Comegado, Maquieira y Pim-Pon y ha tenido desde entonces nuevas publicaciones y shows.

Tomás del Real: cantar para cosechar

Sembrar de nuevo es el álbum que cierra el primer tríptico de grabaciones del joven trovador viñamarino, una breve serie de canciones de naturaleza acústica que surgieron al fragor del estallido de octubre y que viven una segunda edad en la dubitativa realidad de la pandemia. La edición ilustra su cubierta con una escultura en madera del artista visual Cristian Garrido.

Conversaciones con el Grupo de Los Diez

El pianista de jazz que vive desde 1999 en esa ciudad dialoga con Alfonso Leng, Alberto García Guerrero y Pedro Humberto Allende a través de sus partituras, que aborda desde la improvisación. Su nuevo disco considera cuarteto de jazz y cuarteto de cuerdas.