Sieg Über Die Sonne

El más duradero grupo formado en Alemania por el músico chileno Martín Schopf es Sieg Über Die Sonne, dúo en el que Schopf y su colega alemán, el ingeniero de sonido Tobías Freund, actúan bajo los nombres de Dandy Jack y Pink Elln. Iniciados en la música electrónica, han incorporado también componentes latinos a su estilo, y han publicado cuatro discos en diez años, en dos de los cuales participa el cantante de Los Prisioneros, Jorge González.

Leer más

Años

Fráncfort (Alemania), 1988 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Sieg Über Die Sonne

Integrantes

Dandy Jack (Martín Schopf), teclados y programación (1988 - •).
Pink Elln (Tobías Freund), teclados y programación (1988 - •).
Jorge González, voz (2004 - •).

David Ponce

Sobre el sol
Crecido en Alemania e hijo de padres exiliados por la dictadura chilena, Martín Schopf formó en 1988 Sieg Über Die Sonne ("Victoria sobre el sol") como parte de un colectivo de seis artistas alemanes y chilenos entre los cuales estaba también Lars Müller, quien luego grabaría con Dandy Jack bajo el nombre de Victor Sol.

Tras decantar en el dúo, sus primeras grabaciones fueron el single "Mr. Leben / Das nichtwissen" (1989) y el maxi-single "Mazzo / Know what I mean" (1991), para los sellos Eigenverlag y Cyclotron. Luego firmaron con Sony Music, cuya división Dancepool editó el disco debut, Sieg Über Die Sonne (1994), seguido del EP Adoro (1995) con remezclas de Atom Heart y Sun Electric. Entre uno y otro disco, el dúo viajó a Chile para presentarse en el recordado "Rave del Eclipse", en 1994. También por Sony se lanzó el segundo álbum, 1∞ (1996), conocido como "Uno infinito". Desde entonces los nombres de los discos del dúo mantendrían ese estilo.

"Son títulos medio matemáticos, medio conceptuales. La estética también es bastante conceptual, con diseños bien puristas", comenta Dandy Jack. Y, de hecho, los dos siguientes discos del grupo fueron (-) x (-) = (+), conocido como "Menos por menos es más" (2001), y + 1, o "Más uno" (2004); grabados ambos para el sello multiColor, del músico alemán Uwe Schmidt. En el tercer álbum ya mezclaron sonidos latinos y grabaron tres canciones con Jorge González (autor de todas las letras), entre las cuales "You never come back" y "I'm not a sound" se transformaron en éxitos de clubes en Alemania. Y en + 1 se asociaron a tiempo completo con el cantante, para reformular al grupo como un trío con influencias del pop, el funk y la música disco.

"Al tener tanto éxito con esos dos temas, pensamos que la base pop, los textos y la voz son cosas que nos interesa desarrollar y decidimos enfocar el siguiente proyecto de Sieg Über Die Sonne a la voz. Antiguamente experimentábamos con los instrumentos, las máquinas y la música. Luego nos dedicamos a trabajar más la estructura pop de los temas", compara Dandy Jack, cuyo dúo se ha integrado también a la escena electrónica chilena en Alemania, con remezclas para Mambotur (en el EP Planta, 2002) y Señor Coconut (en "Smoke on the water remix", 2003), entre otros. "De lo que se trata es de un electropop politizado por los textos de Jorge, con bastante crítica, pero también con un trabajo en el sonido", define Martín Schopf. "Nunca se olvida el aspecto del experimento en la música".

Su avance como sociedad no ha detenido sus proyectos paralelos, que incluyen el dúo Ric y Martin, en el caso de Schopf (con el también chileno Ricardo Villalobos); diversos encargos de producción y diseño sonoro, para Freund; y las idas y venidas de Los Prisioneros, en el de González.

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo cuatro mujeres lo han obtenido.