Shogún

Cristián Heyne se ocupaba como bajista y parcial compositor en el grupo Christianes cuando comenzó a trabajar paralelamente junto a Shogún; inicialmente un dúo, también con Jaime Laso. Con el tiempo, Shogún se convertiría no sólo en su principal cauce creativo, sino también en su proyecto individual.

Leer más

Años

Santiago, 1993 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Shogún

Integrantes

Cristián Heyne; guitarras, bajo, teclados, programación, voz (1993 – •).
Jaime Laso; stick, bajo, teclados, guitarra (1993 – 1999).
Roberto Jaras (Denver), guitarra (1995 – 1997).
José Miguel Miranda
, sintetizador y piano (1996 – •).
Jorge Santis
, batería (2004 – •).

Marisol García

Aunque mantiene su nombre de grupo y suele incorporar intermitentemente a algunos colaboradores, Shogún debe verse como un vehículo comandado únicamente por Heyne, quien ha ido granjeándose en paralelo gran prestigio como productor pop. Aunque cotizada, la discografía de Shogún es en extremo esquiva, y, a estas alturas, casi sólo puede encontrarse como descarga digital.

Discografía independiente
Las primeras diez canciones trabajadas por Shogún aparecieron separadas en dos publicaciones. Tres de ellas se incorporaron al compilado Encuentros cercanos, que la disquería Background publicó en 1995 también con temas de Luna in Caelo y Sien (el otro compilado dónde buscar al grupo es 13, de 1998). El resto, junto a otras grabaciones caseras, se reunió en su debut oficial, el álbum Disconegro (1996).

La novedosa combinación de fiera electricidad y sutil electrónica del disco llamó de inmediato la atención de una audiencia curiosa, y el grupo se convirtió rápidamente en uno de los mejor comentados del circuito independiente. Si bien Disconegro no pretendía una difusión masiva, logró una sorpresiva exposición a través de “Disco baby”, un bailable single que se coló a radios e incluso televisión (a través de uno de los más absurdos clips que se recuerden, con dos muñecos de trapo —sujetados por unas muy visibles manos— bailando y enamorándose al ritmo de incoherentes versos en inglés).

La filial chilena del sello EMI se interesó en el grupo y decidió comprar su disco. Pero era poco lo que podía hacerse en términos comerciales con un trabajo como ése. Shogún lo sabía, pero se dejó querer. Los músicos cobraron un buen cheque por la transacción y luego se retiraron del sello de común acuerdo. Es lógicamente el terreno independiente el más adecuado para sus pretensiones creativas, y desde entonces todas sus publicaciones se han canalizado a través de Luna, la etiqueta que Heyne fundó en 1998. A partir de entonces, los discos de Shogún han sido trabajos desarrollados casi íntegramente por Heyne, aunque con colaboraciones intermitentes —tanto en vivo como en disco— de gente como Koko Stambuk, Javier Pañella (para Alma, 1999), Gabriel Vigliensoni (teclados en Demonio, 1998), Marcelo Umaña, Cathy Lean (Malcorazón) y Daniel Guerrero (voz en La rata).

Entre sus encargos de producción, el músico acumula gran cantidad de material propio, que va editando en formatos que muchas veces interesan sólo a sus fanáticos, como los sesenta temas que en el año 2002 puso a disposición en MP3 bajo el título Fuego el aumento (un material que abarcaba siete años de trabajo) o el disco XYX (2001), totalmente instrumental.
Heyne se mantiene
como un músico interesante para una considerable cantidad de
seguidores, quienes deben resignarse a verlo en muy contados conciertos
(uno de ellos, en una sala del Museo de Bellas Artes, en mayo de 1999). El músico ya tiene suficiente pop con sus proyectos de producción (que
incluyen nombres como Supernova y Luis Jara), y ejercita en Shogún una filosofía que no pasa por la masividad. «Creo que es totalmente lógico que cierta música sólo se pueda susurrar al oído de alguien; que sólo pueda exponerse de un modo más personal y alejado de medios, los cuales por su condición inherente de ser masivos, desnaturalizarían a la obra en algunos de sus sentidos», explica en una entrevista.

Para preparar La rata (2004), Heyne reunió a algo parecido a una banda, que incluía entre otros a Jorge Santis (Congelador) como baterista estable. El disco apareció como una publicación doble, integrando una edición «oficial» con otra colección de sobras de estudio, más heterogénea. Lo acústico, electrónico y rockero volvían a equilibrarse en un álbum de sonido calmo pero vivo, construido con menos sintetizadores y con pasajes de innegable tensión (guiados, según el compositor, por su reflexión en torno a la muerte). Pese a ello, la música de Shogún se levanta muy lejos del mote de oscuridad que suele asociársele, y su profundidad y búsqueda terminan
regalándole al oído pasajes innegablemente luminosos. Esa tendencia ha seguido en la serie de EPs descargables que el músico ha puesto a disposición en la web desde entonces.

Leo Rey y el homenaje a la Nueva Ola

El astro de la cumbia romántica y ex voz de La Noche lanza su tercer disco solista con un concierto en el Teatro Coliseo. Su álbum Sigue el ritmo, de la Nueva Ola incluye canciones junto a José Alfredo Fuentes, Germán Casas y Patricio del Solar. Como adelanto, ya está circulando el videoclip de “Ojos de mala”.

Iván Delgado
(1965 – 2018)

A los 53 años falleció Iván Delgado, músico multinstrumentista, que fue parte de la Banda del Pequeño Vicio (1986 – 1991), una de las primeras formaciones de La Ley (1988) y el primer elenco de Saiko (1999 – 2001). Compositor y sesionista, es coautor de varias canciones de La Ley.