Quarto Mundo

El guitarrista Alberto Cumplido fundó Quarto Mundo en Barcelona en 1984. Un proyecto de ensamble de cámara —de intermitencia entre actividad y silencio— ideado como una vía de acceso y proyección de cierta música de su catálogo que no estaba escrita para guitarra solista, duetos (con el percusionista Ricardo Vivanco) o tríos de jazz contemporáneo.

Leer más

Años

Barcelona, 1984 -

Décadas

1980 |1990 |2000 |

Géneros

Quarto Mundo

Integrantes

Alberto Cumplido, guitarra y saxo soprano (1984 – •).
Santiago Mena, saxo alto y flauta (1984 – ?).
Enrique Díaz, contrabajo (1990 – ?).
Rodrigo Alvarado, guitarra (1990 – ?).
Carlos Basilio, percusión (1990 – ?).
Jorge Donoso, saxo alto (1990 – ?).
Merly Donoso, tabla y percusión (1990 – ?).
Claudio Gutiérrez, viola (1999 – 2005).
Alejandra Santa Cruz, contrabajo (1999 – 2005).
Cristóbal Rojas, batería (1999 – 2004).
Ricardo Vivanco, batería (2005 – 2006).
Rubén Cáceres, saxo soprano, flauta traversa, melódica, quena (2006 – •).
Daniel Navarrete, contrabajo (2006 – •).
Roberto Zamora, batería (2006 – •).

Iñigo Díaz

Quarto Mundo respondía principalmente a motivaciones poéticas y hasta políticas, porque para Cumplido esta música no se alineaba con ninguno de los conceptos administrativos de la post-guerra: ni con el sistema capitalista-industrializado del primer mundo, ni con el bloque socialista del segundo mundo, ni con el subdesarrollo del tercer mundo. Era la música del «cuarto mundo», según su compositor uno que habitaba más allá de las fronteras tangibles.

Cumplido organizó Quarto Mundo al abordar la estética del mestizaje e integrando a músicos provenientes de culturas muy versátiles y múltiples. En sus estadas en Barcelona (1983-85), Berlín (1985-90) y Hannover (1991-99), el guitarrista profundizó en el concepto de cuarteto avant-garde con una permanente base rítmica con guitarra, contrabajo, percusión y viento solista (trompeta, trombón, saxo alto o flauta traversa). Entre estos solistas, uno de sus primeros sidemen afines al proyecto fue el saxofonista chileno Santiago Mena. Además integró instrumental de etnias como el tabla y sitar hindú, ney persa, darbuka marroquí, bouzuki griego o laúd arábigo. El propósito era experimentar integrando música docta contemporánea, música étnica de fusión y jazz moderno.

Durante todo el período de inmigrante, Cumplido convocó además a músicos chilenos en el extranjero, como Rodrigo Alvarado (guitarra), Enrique Díaz (contrabajo), Carlos Basilio (percusión), Merly Donoso (tabla) y Jorge Donoso (saxo alto). Con ensambles variables se presentó en espacios como La Cova del Drac y el Harlem Jazz Club (en Barcelona), Fabrik (Hamburgo), Pavillon (Hannover), Kristus Kirche (Berlín) y la Ópera de Dresden. Pero sólo fue en Chile que Cumplido y Quarto Mundo grabaron un álbum: Atemporal (2000), junto a la primera convocatoria de músicos nacionales: Claudio Gutiérrez (viola), Alejandra Santa Cruz (contrabajo) y Cristóbal Rojas (batería), con música «para Quarto Mundo y cuarteto de cuerdas», el prestigioso Cuarteto Sur.

Hacia los primeros años de la década el compositor trabajó en duetos con el baterista Ricardo Vivanco (ex marimbista de Congreso y entonces percusionista de la Orquesta Sinfónica de Chile) en un proyecto que se tradujo en su álbum Eólico (2003). Vivanco integró además Quarto Mundo como músico de alternancia con Cristóbal Rojas, pero fue en 2006 que Cumplido reorganizó el ensamble y convocó por segunda vez a músicos chilenos para renovar su sonido, textura y discurso. Los nuevos hombres de Quarto Mundo llegaron a tocar con el guitarrista en el Festival Entrecuerdas de 2007: Rubén Cáceres (vientos), Daniel Navarrete (contrabajo) y Roberto Zamora (batería).

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.