Porfiados de la Cueca

Los Porfiados de la Cueca son el grupo más rockero del movimiento cuequero juvenil urbano al que también pertenecen Los Santiaguinos, Las Capitalinas, Las Torcazas y Los Tricolores. El conjunto partió en 2001 y logró con rapidez no sólo posicionarse en el ambiente, sino también diferenciarse de sus pares con una identidad dada por su aporte musical de actitud más ruda, y por canciones propias y contingentes. Entre ellas figuran «El noticiero», una temprana cueca cuya letra variaba según la actualidad; «La deuda», que alude a la problemática de los profesores en Chile; y «Pilucheitor», inspirado en la masiva fotografía nudista de Spencer Tunick en el Parque Forestal, en el invierno de 2002.

Leer más

Años

Santiago, 2002 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Porfiados de la Cueca

Integrantes

Marcelo Fido Campos, voz y pandero (2001 – ).
Luis Osses, voz y guitarra (2001 – ).
Raúl López, voz y guitarra (2001 – 2007).
Sebastián Osorio, voz y bajo (2001 – 2007).
Marcelo Muñoz, batería (2003 – ).
Javiera Silva, voz (2007 – 2010).
 Juan Pablo Villanueva, guitarra (2007 – 2010).
Javier Vergara, bajo y voz (2007 – ).
Carola López, voz (2010 – 2015)
Leo Yáñez, guitarra y voz (2011 – •).

Verónica Marinao

Con la cueca en la casa
Hacia fines de los años noventa Marcelo Fido Campos, Marcelo Muñoz y Sebastián Núñez formaban parte de un grupo de rock llamado D-mente, y en los ensayos probaban, a modo de juego, con otros ritmos. En la casa del guitarrista Luis Osses se atrevieron a tocar cuecas, y la mezcla de esa tradición brava con elementos rockeros, sumada a la voz chinganera de Campos, dio como resultado una música con una química singular.

Campos, eso sí, tenía un antecedente en las venas para escribir su historia musical de esta manera: es hijo del eminente guitarrista folclórico chileno Humberto Campos y se crió en una casa a la que todos los patriarcas chileneros, incluido Nano Núñez, iban de visita. O sea, conocía letras por doquier y manejaba desde niños los conceptos de la métrica cuequera.

En público, los Porfiados de la Cueca debutaron el 2002 con una actuación en el Sindicato de Trabajadores del Colegio de Profesores de Chile. Sus presentaciones suelen ser bastante rockeras, aunque su primer disco, Las cuecas contraatacan (2003), no refleja tanto ese sonido porque, como explica Campos, tenían «un poco de susto» de registrar con claridad estos aportes rockeros en un ambiente cuequero que a veces es muy ortodoxo. Pero su segundo disco, Asalto (2008), es bastante más rockero y en él nuevamente dejan de lado el cancionero cuequero tradicional para apostar por temas más contingentes.

«Las cuecas de antaño reflejan lo que pasaba en esa época, pero los tiempos han cambiado y nos interesa abordar temas que tengan que ver con nuestra actualidad», explica el cantante. De ahí que las cuecas del segundo disco se traten del crimen del sacerdote Faustino Gazziero en 2004 o del túnel de ochenta y cinco metros que en el verano de 2008 fue descubierto cerca de la cárcel de Colina II. A su vez los Porfiados se sienten cercanos a Los Trukeros y prueba de ello es que en el disco también grabaron una cueca de sus «compadres»: es «Ramito de flores», rebautizada como «Barros Luco». Años antes la colaboración había sido al revés: en su disco De visita (2005), Los Trukeros grabaron «Agonía de un brígido», un tema de los Porfiados de la Cueca.

Antes de presentar Cuecas del fin del mundo, su edición de 2012, el grupo sufrió un cambio significativo de integrantes, con la llegada de Leo Yáñez (ex Huaika) y Carola López.

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un Chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.