Negros de Harvar

El mestizaje es una de las claves a través de las cuales se puede escuchar la música de Negros de Harvar, un ensamble que se puede vincular con la larga tradición de músicos chilenos que han adoptado los ritmos latinos y el espíritu festivo como vocación. En su caso, ese camino les ha permitido mostrar sus canciones en países como Perú, Colombia y Brasil.

Leer más

Años

Santiago, 2013 -

Décadas

2010 |

Géneros

Integrantes

Juan Carlos Vukasovic, voz.
Diego Rogers, teclados.
Camilo Cornejo, bajo.
Alexandro Figueroa, percusiones.
Víctor Moraga, guitarra.
Sergio Burgos, saxofón.
Sergio Gonzalez, batería.

Rodrigo Alarcón

Negros de Harvar nació a partir de un ofrecimiento para grabar un disco que el vocalista Juan Carlos Vukasovic recibió por parte del sello La Makinita, con el cual se han vinculado a lo largo de toda su historia. Luego de un debut privado en la casa que acoge a esa productora y estudio de grabación, su estreno oficial fue en marzo de 2013 en el Galpón Víctor Jara, en un concierto que también convocó a Mákina Kandela, Juana Fe y el francés Sargento García.

La actividad en vivo, de hecho, ha sido quizás la principal ocupación para Negros de Harvar, como ocurre con la mayoría de los grupos de su estirpe. Ya en 2014 abrieron el lanzamiento del disco Vengo, de Ana Tijoux, en el Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins, y a lo largo de su trayectoria han recorrido el circuito festivo que conforman locales como el Bar Raíces, el Club Chocolate y la salsoteca Maestra Vida, donde han sido invitados constantes. Los festivales Rec Beat (Brasil) y Selvámonos (Perú) y la feria Circulart (Colombia) son escenarios a los que también han llegado.

Embiei (2015), un título que ironiza del mismo modo que lo hace el nombre del grupo, fue el disco con el que cristalizaron la mezcla de ritmos que ha cultivado Negros de Harvar: hip hop, cumbia, samba, salsa, rock o dub, por ejemplo se pueden rastrear en sus diez canciones. En años posteriores han sumado singles como “La mala reputación”, una versión de “La mauvaise réputation” del francés Georges Brassens; y “La bogotana”, una canción que relata el enamoramiento de dos inmigrantes, en cuyos versos se puede encontrar el espíritu mestizo que conduce a Negros de Harvar: “Se han enamorado la parcera y el haitiano / van de la mano por el Puente Los Carros / y eso está bien, eso está bueno / porque muy luego nace otro afrochileno”.