Malalche

Mitos, rumores y vagos recuerdos subsisten en el relato sobre Malalche, banda activa desde fines de los años 70 con una formación combinada entre músicos profesionales y aficionados, nunca identificados con sus nombres, y que por opción conjunta no llegaron a presentarse en vivo. El título elegido para su única publicación, el cassette Cahuineando, es representativo de su hábito creativo: un hacer doméstico y «enfiestado», sin ambiciones materiales; que ante las circunstancias de un país en dictadura aparecía como un refugio para «gente acorralada». Malalche definió un territorio sonoro propio que con el tiempo ha ido siendo cada vez más valorado, y que retrospectivamente sólo parece guardar algún tipo de ligazón con lo que en esa misma época y hasta bien entrados los 90 hacían sus amigos de la Agrupación Ciudadanos.

 

 

Leer más

Años

Santiago, 197? - 198?

Décadas

1970 |1980 |

Géneros

Malalche

Integrantes

.

Julio Cortés

Sus antecedentes eran los del conjunto Los Moradores (este nombre resulta muy importante, puesto que nos habla de la influencia de la banda The Residents, de San Francisco, un colectivo que también era dado a cultivar el misterio en base a la falta de información sobre la identidad individual de sus integrantes). El legado de su música muestra grabaciones artesanales pero con un sonido nítido. Guitarra con efectos, bajo, teclados y ritmos programados van diseñando una extraña confluencia musical entre elementos que parecen provenir del folclor (incluyendo el uso de invocaciones de una machi en "Ungüento para encantar mujeres", y rezos de mujeres católicas, en "Religión") y un tipo de sicodelia rockera emparentado con el llamado Rock In Opposition (de los músicos ingleses Fred Frith, Chris Cutler y asociados), además de la mencionada influencia de los Residents. Más allá del aspecto estrictamente musical, en Cahuineando aparece un tema dedicado a Víctor Jara ("El inquilino") y dos que homenajean las correrías del Trauco –"Leyenda del Chauco (El Trauco)" y "El Chauco (El Trauco) - Epílogo"–, ser mitológico de Chiloé que parece ocupar un lugar preponderante en el extraño mundo psicológico de Malalche.

El único nombre señalado en la información de Cahuineando es el de Simón Aliste, a quien se atribuye la autoría de la música y las letras. Aliste —más conocido como «Tavo»— ha estado desde hace más de dos décadas al frente de la disquería "Beat" en el segundo piso de la capitalina Galería San Diego, que es el único lugar donde el álbum se puede encontrar (ahora en una edición en CD, que incluye algo más de información). Desde ahí, y gracias a la difusión lenta pero segura entre amigos, el grupo ha adquirido una fama póstuma que lo identifica como una de las expresiones más originales e idiosincráticas del rock experimental hecho en Chile, diferenciada del cúmulo de bandas y proyectos que se han movido en terrenos demasiado formateados del rock o en la fusión jazz rock centrada en los talentos musicales individuales y el virtuosismo academicista.

Su fecha de disolución como banda no es muy clara, y lo más probable es que nunca haya sido decretada formalmente. A Tavo y algunos de los antiguos miembros de la formación les basta por ahora con sesiones esporádicas en que cierran las puertas de la disquería para entregarse a la ejecución semi-improvisada de temas que remiten directamente al sonido de Malalche, cahuineando de esa forma activamente en pleno siglo XXI, pero sin pretensión alguna de llevar su ruido a las masas.