Los Mismos

Las circunstancias que rodearon la formación de Los Mismos, hacia mediados de la década de los noventa, difieren de aquellas en las que el grupo trabajó luego desde el año 2000 en adelante. La sociedad se planteó inicialmente como el proyecto que mantendría ocupados a dos ex integrantes de Electrodomésticos, Silvio Paredes y Ernesto Medina. Sin embargo, la banda pasó más tarde a ser un trío entre Paredes y dos músicos con larga experiencia en el ámbito pop, quienes mantuvieron en paralelo diversos proyectos musicales y que, incluso, se integraron durante un tiempo a la reunión de Electrodomésticos.

Leer más

Años

Santiago, 1994 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Los Mismos

Integrantes

Silvio Paredes, stick y bajo (1994-2009)
Ernesto Medina, guitarra eléctrica (1994-2000)
Guillermo Ugarte, teclado y programación (1995-1996)
Guillermo Morán, teclado y programación (1996-1998)
Gabriel Vigliensoni; sintetizador, sampler, programación (1999-2009)
Guillermo Cuti Aste; piano, órgano, vibráfono, teclado, shamise y programación (1994-2009).

Marisol García

Estos cambios formales no alteraron, sin embargo, la esencia de Los Mismos, que fue la de trabajar música electrónica con un inequívoco sello autoral, dispuesta a acoger a un público curioso y sin una preparación teórica previa. Todos sus integrantes continúan vinculados a la música desde su última presentación conjunta.

Pioneros electrónicos
La banda puede jactarse de haber sido el primer grupo electrónico gestado en Chile según códigos profesionales. Desde un principio, sus espectáculos tuvieron un nivel técnico, visual y sonoro por encima de lo que por entonces intentaban imponer las llamadas raves y uno que otro grupo de existencia fugaz.

Su trabajo comenzó a dúo entre Silvio Paredes y Ernesto Medina —ambos, ex compañeros en Electrodomésticos durante los años ochenta—, quienes compusieron y ensayaron durante meses en el subterráneo de una disquería que durante un tiempo acogió a la cofradía melómana más curiosa de Providencia, la tienda Background. Se les unió al poco tiempo Guillermo Ugarte, un sonidista recién llegado de un tiempo de residencia en Inglaterra, y a quien Paredes había conocido en Londres.

Luego de ocuparse en una agenda en vivo lo más regular que permitían las circunstancias de la época —con conciertos en raves gratuitas en los parques Forestal y Almagro, y encuentros electrónicos en Quintay y Valparaíso, por ejemplo—, el grupo tuvo en Trip-O-Matic (1996) su primer registro. Fue una grabación en vivo, realizada durante una fiesta de abril de 1995 en la discoteca Blondie, sostenida en un pulso electrónico amable y no demasiado alejado de la guía melódica a la que nos ha acostumbrado el pop. Si bien ninguno de los títulos incorporaba voces ni una estructura estricta de canción, era innegable que su acceso no estaba únicamente restringido a los eruditos del tecno. Tal como en el mundo comenzaba a imponerse el cruce intergéneros de grupos como Underworld, Orbital y The Orb, Los Mismos tendían también en Chile un puente entre audiencias.

La salida de Ugarte, en 1996 (quien se integró a Plan V), trajo temporalmente al grupo a Guillermo Morán, con quien se grabó City tour. En ese disco se incorporaron por primera vez algunas voces, como la de Daniela Rivera (entonces cantante de Sien) en el single “Urban”, y la de los raperos DJ Raff & Solo Di Medina (también figuraba la participación del dúo Bitman & Roban). Por entonces, Paredes destacaba a Los Mismos como un grupo «de taller, donde se hace un esfuerzo por trabajar sobre la base de una mezcla entre lo digital y lo análogo».

En las presentaciones de ese disco, Los Mismos integraron a veces como invitados a dos músicos conocidos por su trabajo en otras bandas: Gabriel Vigliensoni (entonces en Lucybell) y el multifacético Cuti Aste. Fue natural que ellos quisieran incorporar algunas composiciones o arreglos propios. Así, su gradual conversión en integrantes estables no sorprendió demasiado y, una vez confirmada (ya había partido Morán), probó ser un agregado duradero.

Los Mismos fueron desde el año 2000 un trío, capaz de mantenerse unido pese a las vicisitudes propias del trabajo musical independiente en Chile. Acaso el desafío más inesperado y complejo que debió enfrentar la banda fue la reunión de Electrodomésticos, entre 2002 y 2005, un proyecto que se fue dando paulatinamente y que terminó por incorporar también a Vigliensoni y Aste dentro de la sociedad original entre Carlos Cabezas y Silvio Paredes. De algún modo, Los Mismos se las arreglaron para funcionar como parte de Electrodomésticos y, a la vez, en paralelo a ellos.

Primero en el disco Pic-nic (2002) y luego en Caspana (2006) —en este último se incorporaron las voces de Javiera Mena y Julián Peña— se hizo evidente que Los Mismos eran un grupo de timbres que ampliaban lo esperable en el tecno. Cuti Aste incorporó allí su valioso manejo en instrumentos como el vibráfono o el shamisen, además de varios tipos de teclados análogos. Según Aste, «Los Mismos tienen un proceso musical totalmente desconectado de la situación geográfica. Es música electrónica instalada dentro de una corriente, la cual no responde en lo absoluto a nacionalidades».

Aunque Caspana tuvo una primera presentación en vivo en noviembre del 2005 (en el centro cultural Matucana 100), su edición no se concretó sino hasta mediados del año siguiente. El grupo destacó que se tratara del primero de sus discos con composiciones trabajadas en conjunto y una línea «más pop, con estructura de canción». Nuevas presentaciones antecedieron la pausa inevitable por la mudanza de Gabriel Vigliensoni a Canadá, en 2009. La pista del grupo puede seguirse ahora sin problemas en la activa carrera solista de sus integrantes.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.