Los Fénix

La trascendencia musical de este grupo formado en Chuquicamata y activo durante doce años entre 1966 y 1978 es visible a través de tres aspectos principales: el característico estilo de la guitarra eléctrica, marcado por el virtuosismo y la velocidad al tocar; el sonido de ese instrumento, dado por la cámara de eco, y la influencia en otros grupos posteriores, entre los que se cuentan Los Cumaná, Los Viking’s 5 y La Sonora de Tommy Rey, cuyo integrante Javier Jorquera se inició en Los Fénix.

Leer más

Años

Chuquicamata, 1966 - 1978

Décadas

1960 |1970 |

Géneros

Los Fénix

Integrantes

Ricardo Pérez Montalvo, guitarra
Rubén Sapiaín, guitarra
Hernán Romero, «Petrera», voz

Colectivo de Investigación Tiesos pero Cumbiancheros

Los Fénix nacieron en 1966 producto de la inspiración, la búsqueda y el conocimiento de los guitarristas Ricardo Pérez Montalvo y Rubén Sapiaín en el pueblo minero de Chuquicamata, fundado el 18 de mayo de 1915 en la provincia de El Loa, región de Antofagasta.

En sus inicios viajaron a grabar a La Paz, Bolivia, producto de la influencia y del contacto histórico de la región con el vecino país. Allí se produjeron los primeros intercambios que dieron al grupo un sello particular, y que quedaron registrados en los discos Los Fénix Vol. I (1966) y Los Fénix Vol. II (1967), grabados con un bajista y un baterista bolivianos.

El sello de la guitarra eléctrica
Por ese entonces en Bolivia los grupos migrantes campesinos habían conformado los primeros grupos en los que se destacaba la guitarra eléctrica por sobre otros instrumentos e incluso por sobre la vocalización, como Los Demonios de Corocochay. Llegaba también la influencia proveniente del Perú en grupos de estilo similar como Los Compadres del Ande y Los Pacharacos, que mezclaban ritmos bailables afrocaribeños e indígenas con los sonidos de moda de la época, como el rock and roll.

En esos años Los Fénix grabaron principalmente canciones de rock bailable, con dos guitarras eléctricas, bajo, batería y un cantante. La totalidad de esas composiciones es instrumental, con breves intervenciones vocales en algunos coros donde se destaca la voz de Hernán Romero, «Petrera». Después del viaje a Bolivia, el grupo llegó a Santiago, donde grabó un single que incluye la canción «Las manos en la Biblia» y los populares «Czardas» de Monti, por medio del sello disquero del locutor radial Hernán Pereira. Ese éxito, comprado luego por la compañía Codelco, fue reeditado por la grabadora RCA Victor.

En especial en el sonido de Los Fénix se destaca la inspiración militar, que, como ha señalado el investigador Alberto Díaz, habla de una característica de los músicos del norte grande, quienes han incorporado las nuevas tecnologías a los sonidos locales y a las festividades propias. Esta influencia prusiana en el sonido, el repertorio y la interpretación se hace evidente después de promulgada la Ley de Reclutamiento (1900), instancia que permite a muchos músicos acceder y aprender a tocar instrumentos musicaes, en especial bronces. En vez de banda de bronce tradicional, Los Fénix incorporaron como sello la guitarra eléctrica en grabaciones iniciales como «Danza húngara» (1968), «Bach se va a la playa» (1968), «Taquito militar», los populares «Czardas» de Monti y el repertorio en general.

La influencia
A la vuelta de sus primeros viajes con destino a La Paz y a Santiago la agrupación se quedó en Chuquicamata, donde acomodó integrantes y renovó el repertorio. Al rock inicial incorporaron varios ritmos de moda tales como el tango, el bolero y la cumbia, con los que Los Fénix se convirtieron en un referente de la música bailable de la época.

Al mismo tiempo, el guitarrista, fundador y director Ricardo Pérez Montalvo, a quien los medios locales y compañeros de profesión apodaron «el mejor guitarrista del mundo», se convirtió en una influencia para varios grupos inspirados en el sonido que el instrumentista obtiene de su guitarra Fender y que logra con Los Fénix en conjunto.

Conjuntos de Calama como Tóxico Tropical, Grupo Aspirina Fresca y Grupo Tabako tomaron estas influencias, producto de las muchas presentaciones de Los Fénix en radios locales (El Loa entre otras), centros mineros (Radomiro Tomic, María Elena) y lugares como el Estadio Techado de Calama, el Club Obrero de Chuquicamata y El Arriero de don Juan Soto, que contribuyeron a establecer en el imaginario colectivo a Los Fénix como un símbolo de la provincia del Loa al igual que la minería.

De igual manera su influencia se expandió a otras regiones del norte de Chile. Grupos como Los Cumaná, Albacora y Los Viking’s 5 en la región de Coquimbo citan al grupo como referente, de acuerdo con la investigación realizada por el Colectivo Tiesos pero Cumbiancheros. Después de las giras que emprendieron por América Latina, durante las que participaron en carnavales, fiestas y conciertos, Los Fénix comenzaron a distanciarse hasta que en 1978 dejan de conformarse de manera regular y emergen los proyectos musicales individuales de sus destacados integrantes.

La Cumbre 2019 con cartel completo

En enero de 2007 en el Estadio Nacional se desarrolló la primera Cumbre del Rock chileno, que desde entonces ha tenido seis versiones, y que este 2019 se realizará por primera vez en Rancagua. Esta semana mostró su cartel completo. Paritario y amplio: Desde Buddy Richard a Paloma Mami

Entrevista a Carola López

La cantautora que obtuvo la estatuilla en la categoría Música de Raíz por su disco Una mujer como usté, conversa con otra ganadora de un Pulsar, la coeditora de MusicaPopular.cl Marisol García.