Moral Distraída

Poco más de cinco años bastaron a este grupo para transformarse en uno de los nombres de mayor arrastre en la música bailable chilena desde 2010 en adelante. Y a diferencia de la mayoría de las bandas de su tiempo, para ese éxito Moral Distraída no apela a la popularidad de la cumbia sino a ritmos centroamericanos como el reggaetón puertorriqueño y la timba cubana. Encabezado por los hermanos Abel y Camilo Zicavo y con diez músicos en escena, el grupo ha actuado en grandes festivales y ha sumado sucesivos éxitos como “Punto final”, “Pégate”, “Hacerlo de día”, “Probarlo todo” y “Canción bonita”, entre otros.

Leer más

Años

Santiago, 2010 -

Décadas

2010 |

Géneros

Integrantes

Camilo Zicavo, voz (2010 – •)
Abel Zicavo, voz y tres cubano (2010 – •)
Amaru López, batería  (2010 – •)
Mauricio Mauro Campos, guitarra, tres y coros
Wall-E Funk (Eduardo Rubio), bajo y coros
Guillermo Scherping, dirección musical, guitarra, charango, percusión
Sebastián Abraham, teclados
Javier Ramos, trombón
Pablo Silva, trombón
Camilo Schriever, percusión

David Ponce

El espectáculo teatral “El gran bang” (2009), de la compañía Aquemarropa, ha sido reconocido por Moral Distraída como el punto de partida de la historia del grupo. Figuraban en los créditos de ese montaje, presentado en el Centro Cultural Estación Mapocho de la capital, Abel Zicavo en la dirección y Amaru López en la creación musical, los mismos que con Camilo Zicavo iniciaron la banda en 2010.

Timba, reggaetón y otras influencias
Llamado al comienzo La Moral Distraída, nombre que luego acortaron a Moral Distraída, el grupo grabó un par de discos EP iniciales: La Moral Distraída (2011) y Basado en la vida real (2012), que contienen los primeros e incipientes éxitos “Dame ron” y “Lais”, mientras la banda daba a conocer su sonido en vivo en fiestas y escenarios santiaguinos como Amanda y La Batuta entre otros.

Las vivencias más tempranas de ambos hermanos fueron determinantes en las influencias que Moral Distraída mostró desde entonces. Abel y Camilo Zicavo han relatado que son hijos de madre chilena y padre uruguayo, pareja de exiliados en La Habana desde 1973 por las respectivas dictaduras militares de esos países, y que pasaron parte de su infancia en Cuba hasta entrados los años ‘90.

Y el influjo de la timba o “salsa cubana”, detonada por esa constelación sabrosa de artistas del calado de Juan Formell y los Van Van (1969), NG La Banda (1988), David Calzado y la Charanga Habanera (1988) o Paulito FG y su Élite (1992), es reconocible en parte del sonido de Moral Distraída, junto a la influencia del reggaetón adelantada desde 2005 por los puertorriqueños Calle 13 entre otros. Era una combinación distintiva y llamativa en el circuito bailable donde el nuevo grupo daba sus primeros pasos.

Hacerlo de día y probarlo todo: los éxitos
Tras los dos EPs iniciales, Moral Distraída debutó en formato de larga duración con Moral Distraída (2014), un disco difundido por nuevas canciones como “La pieza de al lado”, “Punto final” y “Pégate” entre 2014 y 2015.

Al año siguiente, el single “Sencillo” (2016) fue la antesala de un tercer EP, Hacerlo de día (2016), que impactó a su vez con los éxitos “Hacerlo de día”, “Qué pasará” y “El recreo” y que la banda coronó en noviembre de 2016 con un concierto en un Teatro Caupolicán copado de público.

Más reciente es su serie de singles entre “El menú” (2017), el reggaetón “Probarlo todo” (2017) y “Canción bonita” (2017), sumados a una nueva toma de la canción “La funa”, compartida con Joe Vasconcellos a raíz de los treinta años de Transformación (1997), el disco que contiene la versión original de esa canción.

Con una formación de diez músicos que incluye una dupla característica de trombones y el sonido de las cuerdas del tres cubano que toca Abel Zicavo, Moral Distraída ha ingresado a sus filas a diversos integrantes. Uno de los tempranos, con los hemanos Zicavo y Amaru López, es Guillermo Migrik, luego convertido en manager del grupo, y además han sido parte del elenco el tecladista Simón Salzmann, el trompetista César Merino, el bajista Leonardo Rojas y los percusionistas Daniela Gómez y Nikos Alvear, entre otros.

Con el instrumentista múltiple Guillermo Scherping a cargo de la dirección musical del conjunto, Moral Distraída ha consolidado una formación reciente con los citados Camilo Zicavo (voz) y Abel Zicavo (voz y tres cubano) junto a Mauricio Mauro Campos (guitarra y coros), Wall-E Funk (Eduardo Rubio, bajo y coros), el citado Guillermo Scherping (guitarra, charango, güiro y cencerro), Sebastián Abraham (teclados), Javier Ramos y Pablo Silva (trombones), Amaru López (batería) y Camilo Schriever (percusión).

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.

El sonido de Cometa

A 30 años de su único caset, la pionera banda jazz rock lanza un vinilo triple con su música, incluido un concierto de 1986 en el Teatro Cariola.