Enfermos Terminales

Siempre ligados a la escena punk y hardcore santiaguina, Pablo Patán Cortés y Antonio Mery decidieron abandonar su lugar como asiduos asistentes a actuaciones o eventuales ayudantes en bandas musicales de amigos para reunirse en 1996 y dar forma a Enfermos Terminales, uno de los importantes grupos de este circuito desde los años '90 en Chile.

Leer más

Años

Santiago, 1996 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Enfermos Terminales

Integrantes

Pablo Patán Cortés, voz (1996 - •)
Antonio Mery, voz (1996 - •)
César Huevo Olea, guitarra (1996 - •)
Yerko Galinovic, bajo
Cristián Olea, batería
Julio Cortés, bajo
Cristian Vásquez, batería
Matías Alarcón, bajo
Bruno Rudolph, guitarra
Álvaro Cuéllar, batería
Cristián Farías, batería (2010 - 2011)
Alejandro Stephens, bajo (2011 - •)
Emilio Yakobi, guitarra (2011 - •)
Pedro Ogrodnik, batería (2011 - •).

Carla Arias.

La primera formación del grupo fue completada por César Huevo Olea, un guitarrista experimentado en el escenario independiente gracias a su militancia en las filas de DTH, o Death to Humanity, mítica banda chilena que mezclaba death metal, thrash y grindcore y de la que sólo se conoce el casete Vómito social (1988).

Con esta alineación como base, Enfermos Terminales se transformó sin quererlo en una especie de singular colectivo al que podía integrarse quien quisiera a dar rienda suelta a inquietudes musicales más inspiradas en lo visceral que en lo académico. Buena parte de los músicos que se establecieron en la escena hardcore de mediados de los '90 en nuestro país se dio cita en los ensayos de Enfermos.

Julio Cortés, luego integrante de Disturbio Menor, Niño Símbolo, Fracaso y Miedito como bajista y saxofonista; Yerko Galinovic, bajista en Silencio Absoluto, DonFango y Total Mosh; Cristián Vásquez, baterista de Griz y Sacramento, grupo donde toca el propio Antonio Mery; Bruno Rudolph, guitarrista de Tetranarko y bajista de Orate; y Matías Alarcón, integrante de Taladro Furioso y Nada de Público, entre muchos otros, han pasado por las filas de este grupo.

Hermanos de la mente furiosa

El anarquismo aplicado a su trabajo musical y una estética extrema encarnada por sus dos vocalistas, Patán y Mery, convirtió rápidamente a Enfermos Terminales en una de las bandas más llamativas en vivo, cosa que dejaron demostrada al compartir escenario con Fun People en la memorable e intensa primera visita de ese grupo argentino a Chile. A eso se agregan sus actuaciones con otros importantes nombres del hardcore como los argentinos Loquero y La Banda del Cuervo Muerto y como Los Crudos, banda de latinos residentes en Estados Unidos.

La breve discografía oficial de Enfermos Terminales está conformada por Vamos bien, mañana mejor (1997), disco compartido junto a Disturbio Menor, y por una serie de participaciones en compilados como Hermanos de la mente furiosa (1997) y América es bella… para seguir resistiendo. Junto con hacer circular canciones como "Frío hormigón" o "Lepanto", estos trabajos asocian al grupo a sellos y fanzines cuya consigna es la frase "hazlo tú mismo" y lo adhieren a movimientos sociales contrarios a la represión del Estado y a favor de reivindicaciones como la del pueblo mapuche.

La opción por la autogestión ha quedado probada en la organización de actuaciones en Santiago con músicos de regiones y de otros países que se alojan en las casas de los integrantes de Enfermos Terminales, convertidas en especies de centros de operaciones. Pero tal como su música, la historia del grupo se niega a cumplir un orden lógico. Sin un disco de larga duración oficial ni una formación demasiado estable, su nombre permanece en el tiempo gracias a actuaciones que han cubierto las complejas distancias de Chile, desde Arica a Temuco, en un logro que ni siquiera algunas consagradas bandas chilenas pueden contar.

Eso les ha permitido establecer redes musicales e ideológicas que han sido el motor fundamental de su trabajo. Ya establecidos con la formación que congrega a Patán, Mery, Huevo, Bruno Rudolph (guitarra), Matías Alarcón (bajo) y Álvaro Cuellar (batería), entraron en 2006 al estudio del sello Corporación Fonográfica Autónoma (CFA), apoyados por el productor y fotógrafo Jorge Palillo, a grabar las canciones para un disco que no ha sido editado. De este modo queda postergado una vez más el registro de su disco, desafío que se ha convertido en la gran tarea pendiente de este grupo.

Las canciones del mes en que Chile cambió

Canciones, la mayoría originales, discos y beats electrónicos han grabado los músicos chilenos desde el 18 de octubre. Inspirados en el caceroleo, en la respuesta represiva y en las demandas que la gente ha expresado en calles y cabildos. Aquí, MusicaPopular.cl retrata la música del primer mes del Chile que cambió. (Foto: Daniel Miranda)

Mon Laferte protesta por Chile

Luciendo la pañoleta verde del movimiento feminista, la cantante fue reconocida como el Mejor Álbum de Música Alternativa, por Norma, y se manifestó contra la represión en Chile. Al recibir galardón, leyó una décima de Fabiola González, La Chinganera.