Dina Gómez

La abuela de su vocalista, el comediante Felipe Avello, inspiró el bautizo de la única banda que se recuerde en Chile con nombre y apellido de mujer difunta. Para más señas, la señora Dina Gómez de Avello vivió y falleció en Lota, Octava Región, y sobre su tumba, en ese mismo pueblo minero, la banda de su nieto filmó su primer videoclip. Durante unos años, Dina Gómez, la banda, fue una suerte de brazo musical en el difundido trabajo de Avello en radio y televisión. Aunque Las Últimas Noticias presentó en 2005 a Dina Gómez como «la última locura de Avello», el tiempo demostró que se trataba de una empresa con sustento. Un único disco estampa el paso del periodista por la composición y el canto.

Leer más

Años

Santiago, 2005 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Dina Gómez

Integrantes

Felipe Avello (Two Faces), voz (2005 - ?).
Reinaldo Avello (Cyber Pretty Boy), guitarra y sintetizador (2005 - ?).
Diego Vega (The Kid), guitarra (2005 - ?).
Guillermo Vega (The Brain), guitarra, teclado y secuencias (2005 - ?).

Marisol García

El principal antecedente del grupo era la banda de rock pesado que, durante su etapa escolar, los hermanos Felipe y Reinaldo Avello habían mantenido con Guillermo Vega en Concepción. Instalados más tarde todos ellos en Santiago, la idea de un grupo reflotó en tiempos en que Felipe se había convertido en uno de los más reconocibles reporteros televisivos debido a comentarios y notas marcados por el absurdo y la irreverencia. Desde esa plataforma innegable de fama, el grupo Dina Gómez consiguió una atención considerable mucho antes de publicar su disco.

El interés de los medios por Dina Gómez apuró también su fichaje discográfico, justo en momentos en que las disqueras chilenas cerraban paulatinamente sus catálogos locales. Así, con apoyo y producción profesional, Dina Gómez pudo presentar oficialmente su álbum en febrero del 2007. Esto es... Dina Gómez fue producido por Luciano Rojas y Rodrigo Aboitiz (La Ley, Saiko) y tuvo en "Micky Mal" su primer single. Según Avello, el disco era el registro de un sonido «familiar y amable» de innegable guía melódica e intrínseca vocación popular. El periodista asumía que «he tenido que enfrentar muchos prejuicios por mi participación en la televisión. Sé que los músicos me sienten como un intruso, pero me importa un rábano».