Curacas

Uno de los conjuntos que más trabajó por la divulgación de la música altiplánica en el marco de la Nueva Canción Chilena fueron los Curacas. Nacidos como Los de la Peña para apoyar las presentaciones en vivo de Ángel Parra, el conjunto creció en una discografía propia de profundo valor para el conocimiento masivo de la raíz sonora nortina. El grueso de su repertorio lo constituían canciones tradicionales, además de versiones de autores como Violeta Parra. Desde el último disco de su primera formación, en 1977, el grupo ha tenido reuniones esporádicas con algunos integrantes fundadores, y vive una suerte de nueva etapa desde que en 2007 ordenaran una nueva agenda de presentaciones así como la grabación de un álbum.

Leer más

Años

Santiago, 1967 - 1979
reunidos en 2000

Décadas

1960 |1970 |2000 |

Géneros

Curacas

Integrantes

Carlos Necochea (1967-1979)
Mario Necochea (1967-1972)
Alberto Zapicán (1967-1972)
Pedro Aceituno, guitarra (1967-1979 / 2000 – •)
Ricardo Yocelevzky (1967-1973)
José Miguel Camus (?)
Ernesto Parra (?)
Marcelo Castillo (1972-1973)
Daniel Gallardo; quena, zampoña (1972-1979 / 2000 – •)
Humberto Durán; quena, zampoña (1974 / 2000 – •)
César Palacios (1974)
Leni Troncoso (1974-1979)
Gastón Ávila, charango (2000 – •)
Ricardo Llanos, vientos y cuerdas (1976-1979 / 2000 – •)
Javier Hidalgo, bajo y mandolina (2000 – •)

Marisol García

Antigua y nueva etapa
El uruguayo Alberto Zapicán fue el último colaborador que tuvo en vida Violeta Parra. Trabajador suyo en la legendaria Carpa de La Reina, el músico figura como intérprete de bombo y segunda voz del último disco de la cantautora, Las últimas composiciones (1966). En sus andanzas conjuntas por La Peña de los Parra, Zapicán conoció a los músicos con los que fundaría la primera formación de Curacas: los hermanos Carlos y Mario Necochea, Pedro Aceituno y Ricardo Yocelevsky. No todos ellos contaban con experiencia musical formal, pero era innegable su entusiasmo por lo que entonces comenzaba a despertar como el movimiento de Nueva Canción Chilena.

Bajo el nombre Los de la Peña actuaron como conjunto de apoyo de las presentaciones de Ángel Parra, quien encontró en el grupo su soñado apoyo «instrumental de música andina, con quenas, charangos, bombos, cajas, zampoñas, etc.» y accedió convertirse en su director artístico. Más tarde, ya como Los Curacas, grabaron tres álbumes editados en corto tiempo por el sello Peña de los Parra: Norte (1970), Curacas (1971) e Instrumental andino (1972), todos ellos con una mayoría de canciones tomadas del folclor andino. En 1970 habían acompañado a Kiko Álvarez en la defensa en vivo del tema “La patria” en el Festival de Viña del Mar (se quedaron ahí con el segundo lugar).

Pero el Golpe militar de 1973 desmembró temporalmente al conjunto, al que sólo regresarían más tarde Pedro Aceituno y Carlos Necochea junto a nuevos integrantes. Así grabaron los discos Curacas 4 (1975) y Curacas 5 (1977).

El grupo se mantuvo separado por más de dos décadas, y recién luego del año 2000 se reactivó de modo fugaz para esporádicas presentaciones en vivo. Pero no puede hablarse de reunión propiamente tal sino hasta que retornó al conjunto uno de sus fundadores, Pedro Aceituno. Con él a bordo, Los Curacas aseguran «retomar la senda del canto andino en forma definitiva», y en el año 2007 confirman su apuesta con la publicación de un nuevo álbum, Seguimos cantando…!

La doble vida de Amaro Labra

Con una biografía de Gonzalo Planet y un concierto, Sol y Lluvia celebra 40 años este sábado.  Su líder, el diputado Amaro Labra, habla de esa historia, y de sus dos oficios. La política y la música.  Entrevista de MusicaPopular.cl: “A lo mejor no hago melodías “rebuscadas y hermosas”, como dice Jorge González. Hago lo que puedo hacer”.

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.