Compañero de Viajes

Surgido en un contexto universitario y durante pleno período dictatorial, el grupo Compañero de Viajes articuló códigos rockeros con compromiso político y rechazo a los circuitos oficiales de difusión. En pleno «boom pop» de los años ’80, cuando los sellos no parecían especialmente selectivos ni exigentes con sus contrataciones, la banda mantuvo una férrea ética interna que, por ejemplo, los hizo negarse a entrar a un estudio de grabación. Cuando lo hicieron comenzó su agonía, que los llevó a su muerte pocos meses después.

Leer más

Años

Santiago, 1985 - 1992

Décadas

1980 |1990 |

Géneros

Integrantes

Héctor Tito Escárate, voz y guitarra (1985 – 1992).
Juan Unda, guitarra (1985 – 1992).
Pablo Villalabeitía, saxo y flauta traversa (1985 – 1992).
Tito Velásquez, bajo (1986 – 1989).
Marco Garrido, batería (1986 – 1989).
Iván Mezzano, percusión (1986 – 1992).
Yerko Goicovic, teclado (1986 – 1992).
James Frazier, bajo (1992).
Fernando Fuentes, batería (1992).

Jorge Leiva

Un pequeño grupo de seguidores y un intenso ritmo de tocatas en facultades universitarias, centros poblacionales y escenarios alternativos los acompañaron en su historia, de la que quedaron casi nulas huellas entre el público masivo.

Vida universitaria
En septiembre de 1985 fue que Compañero de Viajes comenzó a dar sus primeros pasos. Tito Escárate, Juan Unda y Tito Velásquez se habían conocido como estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y fueron sumando más tarde amigos a su objetivo de «ser trinchera que dispara al anquilosamiento con el fin de recuperar e1 sentimiento lúdico y dionisiaco», según se lo dirían más tarde a la revista Rocktop.

El nombre del grupo aludía a un concepto que ellos definían como «semi bolchevique», basado en una doctrina de principios del siglo XX que asociaba comunismo y fuerzas cósmicas. Con canciones que mezclaban rock, percusión latina y ritmos autóctonos y que ellos denominaban «estilo raguma«, su música obtuvo buena respuesta del público en escenarios alternativos, como el Garage de Matucana 19 (allí tenían su sala de ensayo), el Trolley, y facultades universitarias. De modo inusual, la banda también hizo un esfuerzo por alternar este circuito con recitales en poblaciones.

Amigos de los integrantes de Upa, la banda se diferenció de la ebullente escena pop-rock de la época porque prefirió mantenerse al margen de los medios de comunicación. «Éramos de izquierda y creíamos que esa mirada era la que había que darle al rock», explica Tito Escárate, líder y vocalista de la banda, y entonces simpatizante de la Izquierda Cristiana.

Recién en 1989 la banda acogió la oferta del sello Alerce para grabar un primer álbum. La única condición de la compañía era que la producción quedara a cargo de Eduardo Carrasco, el ex director musical de Quilapayún. Si bien el grupo aceptó, los criterios disímiles entre uno y otro lado afloraron a poco andar, llevándolos a un resultado con el que ninguno de los involucrados quedó contento (Compañero de Viajes, 1989). Así, el grupo decidió su disolución pocos meses después.

Se intentó un rearticulación hacia 1992, incorporando al baterista Fernando Fuentes y el bajista James Frasier, en reemplazo de la base rítmica fundadora. Con esa nueva formación, Compañero de Viajes alcanzó a grabar tres temas de un futuro disco para el cual ya había título: Amada mujer y hasta se realizó un prelanzamiento (en septiembre, en la sala Isidora Zegers). Sin embargo, el grupo no logró llevar a buen puerto el último de sus proyectos. Destacaría luego la carrera de Tito Escárate (quien es licenciado en Estética y ha publicado hasta ahora dos investigaciones sobre rock chileno) junto a los grupos Los Cráneos y Muralla China. James Frazier fue más tarde parte de las bandas Barracos y La Cosquilla, y es hoy colaborador habitual de Nicole.

Los espacios donde irrumpe Carola López

Las décimas con perspectiva de género de Carola López son las de inquietudes personales fundidas con una explosión social mayor. Su disco debut, Una mujer como usté, ya había sido escogido entre los principales títulos del año por MusicaPopular.cl en su Antología 2018, y hoy esa cualidad se ve refrendada por el premio Pulsar, que logró como Mejor Artista de Música de Raíz.

Pulsar al fomento de la música

La periodista, investigadora y autora de libros como Canción valiente y Llora corazón, integra el equipo editorial de MusicaPopular.cl. Obtuvo el primer reconocimiento que los premios realizan a divulgadores de la música chilena.