Cinema

Cinema no tuvo mayores pretensiones que tener éxito en la diversa escena chilena de pop de los '80, y lo logró completamente. Y aunque para muchos simbolizan la liviandad y capacidad evasiva del llamado boom de la época, el grupo liderado por el hiperkinético Álvaro Scaramelli y el guitarrista Rodrigo Bari, grabó dos discos superventas, llenó teatros y llegó al Festival de Viña 1987. Mirados con recelo por muchos de sus contemporáneos —como Los Prisioneros—, Cinema completó cuatro años de historia, y tuvo una frustrada resurreción a mediados de la década siguiente.

Leer más

Años

Santiago, 1984 - 1987
Reagrupados en 1994

Décadas

1980 |1990 |

Géneros

Pop

Integrantes

Álvaro Scaramelli, voz y teclado (1984 - 1987 / 1994).
Rodrigo Bari, guitarra (1984 - 1987 / 1994).
Alan Reydet, bajo (1984 - 1987).
Alfonso Feeley, teclados (1984 - 1987).
Alejandro Miranda, batería (1984 - 1987).

Jorge Leiva

Justo a tiempo para el "boom"

La banda surgió en 1984, cuando Scaramelli conoció a Rodrigo Bari luego de ser parte de Canterville, un grupo más cercano al jazz, en el que también estaban Igor Rodríguez y Juan Ricardo Weiler (quienes conformarían poco después Aparato Raro). Los argentinos Soda Stereo, GIT y Virus ya eran parte de las parrillas radiales, y Los Prisioneros tenían en la calle La voz de los '80. Los espacios para la música en español estaban abiertos y, en ese contexto, Cinema sintió que tenía una oportunidad. Tras deambular por pubs y locales nocturnos, el grupo grabó un primer sencillo: "Y tú no estás" (1985, RCA). El mismo espíritu de pop con esencia baladística guiaría la mayoría de sus composiciones de ahí en adelante.

Con esa antesala y una gira por Chile, registraron su primer LP con el mismo sello. Cinema en directo fue grabado en una tocata en la discotheque "Gente", de calle Apoquindo. No eran las mejores condiciones de estudio, sin duda, pero la difusión llegó rápidamente. Cinema se convirtió en un nombre masivo gracias a “Tom y Jerry” y “Los locos rayados”.

Este último single le dio nombre a su primer disco de estudio, realizado en Argentina al año siguiente. Ese álbum, sus coloridas y dinámicas presentaciones en vivo, y una rápida penetración televisiva , los llevaron casi sin dificultades a los rankings radiales y a los medios de comunicación de esos años, abiertos incondicionalmente a las expresiones locales, sobre todo de pop. Eran plenos tiempos de la dictadura de Pinochet, y existía un inusitado auge de la música de ese género, que salvo el caso de Los Prisioneros, no molestaba el estado de las cosas. Cinema, en varias entrevistas, reconoció sin tapujos su interés por hacer música bailable.

Así, y con la evidente popularidad de algunas canciones, fueron parte del show del Festival de Viña 1987, con una gran aceptación del público de la Quinta Vergara. El camino, a pesar de todo, debió interrumpirse apenas un mes después, cuando la banda anunció disolución "por problemas internos". Scaramelli inició una carrera solista que lo acercó aún más a la balada, y con la que logró mejores ventas que con el conjunto. Rodrigo Bari, en tanto, se dedicó a la producción musical, hasta que en 1991 encabezó el proyecto Diva (y, más tarde, a los rockeros Kiltro).

Aunque el aporte que hizo Cinema a la música fue puesto en duda por las posteriores evaluaciones que medios de comunicación y empresas discográficas hicieron del boom de los 80, sus líderes intentaron la resurrección una década después. Pero a ella se integraron sólo Bari y Scaramelli, pues el resto estaba repartido en otros oficios y en el extranjero. Tuvieron al naciente grupo Santa Locura como apoyo, y registraron en 1994 un álbum que presentaron en vivo en la sala de la SCD a mediados de ese año.

El álbum se llamaba simplemente Cinema, y aunque su single “Bodeguero” alcanzó a ingresar a las radios, los malos manejos administrativos y desacuerdos contractuales entre el productor Jorge Mackenna y la compañía EMI, detuvieron la distribución de una forma tan inédita como definitiva: todas las copias fueron destruídas, y la difusión de las canciones quedó inhabilitada. La frustración que se generó en los músicos dejó muerta toda posibilidad de regreso de Cinema.

Tomás del Real: cantar para cosechar

Sembrar de nuevo es el álbum que cierra el primer tríptico de grabaciones del joven trovador viñamarino, una breve serie de canciones de naturaleza acústica que surgieron al fragor del estallido de octubre y que viven una segunda edad en la dubitativa realidad de la pandemia. La edición ilustra su cubierta con una escultura en madera del artista visual Cristian Garrido.

Conversaciones con el Grupo de Los Diez

El pianista de jazz que vive desde 1999 en esa ciudad dialoga con Alfonso Leng, Alberto García Guerrero y Pedro Humberto Allende a través de sus partituras, que aborda desde la improvisación. Su nuevo disco considera cuarteto de jazz y cuarteto de cuerdas.