Cangrejo

Una de las primeras y más establecidas bandas del rock experimental durante los '90, fue la que encabezaron el bajista José Miguel Candela y la cantante Cecilia García. En una década de existencia Cangrejo delineó un camino muy propio, integrando no sólo los tópicos habituales en el rock, sino también una serie de variantes expresivas: improvisación libre, composición electroacústica, canción tradicional, experimentación con poesía e incluso el teatro y la danza contemporánea como artes integradas a su discurso.

Leer más

Años

Santiago, 1992 - 2004

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Cangrejo

Integrantes

José Miguel Candela, bajo (1992 - 2004).
Cecilia García, voz y teclados (1992 - 2004).
Juan Valladares, guitarras (1992 - 2004).
David Miranda, piano (1992 - 2004).
Mauricio Molina, batería (1992 - 2004).
Miguel Salgado, percusión (1992 – 2002).

Iñigo Díaz

Tras la huella dejada por unos míticos Agrupación Ciudadanos en los '80, una primera etapa en la puesta a punto de este conjunto se desarrolló en el período 1992-94, cuando sus músicos iniciaron un intenso trabajo de experimentación abierta, cuya inspiración principal se obtuvo desde la vertiente del rock canterburiano. Para Cangrejo, como también ocurrió con las bandas de este movimiento británico de los '60, una buena forma de evadirse del inconsciente mecanismo del lenguaje rockero era la experimentación colectiva, el uso de estimulantes e incluso la rotativa de instrumentos.

Cangrejo dejó atrás su prehistoria escrita únicamente con la dupla Candela-García y se amplió a sexteto eléctrico, con la inclusión del guitarrista Juan Valladares (proveniente del grupo de raíz folclórica Ortiga y de Amauta, conjunto del que fue director y donde participó también Candela), el teclista David Miranda y un fondo rítmico con Mauricio Molina (batería) y Miguel Salgado (percusión). Después de 1994 Cangrejo salió a la luz, presentando al público su material sonoro y poético a través de obras de largo aliento que lo emparentaron con las agrupaciones del rock progresivo.

Sin embargo, la banda se encontraba mucho más asentada en la vereda de la experimentación. De esa época son sus obras "Cangrejo de Rokha", "Solo de piano" y "Canción para el viaje", piezas extensas donde compartían abiertamente el trabajo compositivo, el ánimo original de improvisación liberada y la intervención de textos de escritores.

La edición de su primer disco, Paréntesis (2002), dio un giro musical hacia la estructura de canción propiamente tal. Luego integró el trabajo electroacústico a través de ideas estéticas de Candela y García (ambos, compositores miembros de la Comunidad Electroacústica de Chile, y discípulos de maestros como Gustavo Becerra o Gabriel Brncic). Sus obras en el escenario pasaron entonces a incluir espacialización de la acusmática y trabajo de electrónica mixta (con cintas pregrabadas y solistas en escena). Luego grabaron Carne de cañón (2004), trabajo generado para la obra homónima de danza y teatro que montó junto al colectivo de arte La Vitrina y que fue estrenada en 2003, en conmemoración de los treinta años del golpe de Estado de 1973. Poco después del lanzamiento del proyecto en Villa Grimaldi, el sexteto se disolvió en el más absoluto silencio, aunque se reunió esporádicamente para nuevas presentaciones de este montaje.

Candela continuó con sus procesos creativos como compositor electroacústico editando sus obras en discos del netlabel Pueblo Nuevo TTK, 81 micropiezas para saxofón y electroacústica (2008) y Ciclo electroacústico Salvador Allende Gossens (2009).

Música para imágenes en ocho episodios

El compositor y multi-instrumentista Rodrigo Cepeda, fundador del sello Mundovivo en y creador del Festival Músicas del Mundo, anuncia el disco Colores es una saga con sus partituras de carácter incidental, obras para cine, televisión, documentales, danza, teatro y circo, que se lanzarán desde junio a ritmo de un álbum cada semana. (Foto: Juan Dintrans)

Duelo en la cumbia chilena

La noticia del fallecimiento del músico de 72 años, debido al coronavirus marcó la semana. Pocho, como se le conocía al interior de la célebre Sonora de Tommy Rey, se mantuvo allí por dos décadas. También tocó en otras populares agrupaciones, como la Orquesta Cubanacán y Rumba 8.