Bendita Prudencia

No hay sala de conciertos ni subterráneo donde el cuarteto Bendita Prudencia no pudiera montar uno de sus espectáculos experimentales: rock con instrumentos no afines, improvisación colectiva, puestas en escenas teatrales y canciones existenciales fueron parte de una propuesta que puso a Bendita Prudencia entre los proyectos de la vanguardia musical de su época.

Leer más

Años

Santiago, 2004 - 2012

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Bendita Prudencia

Integrantes

Carolina Holzapfel, piano (2004 - 2012)
Jair Moreno, clarinete (2004 - 2012)
Marcela Moreno, viola (2004 - 2012)
Alexander Muñoz, batería (2005 - 2012)

 

Como primera asociación surgida desde la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, Bendita Prudencia puso a dos mujeres en el set. En 2004, la pianista, autora y compositora contemporánea Carolina Holzapfel (que había sido músico auxiliar del Ballet Nacional Chileno y colaboradora en el regreso de los Blops en 2001), se unió a la violista Marcela Moreno (que había trabajado con el pianista Martin Joseph en ensambles de improvisación libre). A ellas luego se unió el clarinete de Jair Moreno, quien había trabajado con compañías de teatro. Bendita Prudencia utilizó el piano, la viola y el clarinete en las mismas funciones de la guitarra, el bajo y la batería.

Pronto incorporó al baterista Alexander Muñoz (también colaborador en teatro), para renovar la propuesta y acercar más sus obras a los patrones de la música popular. Fue un permanente desafío al interior del conjunto y una búsqueda sonora basada en instrumentos nobles, que se tradujo en su único disco, Bendita Prudencia (2006).

Tras la publicación de un álbum de música infantil en su propia estética teatral y poética, titulado Cleo aventuras (2010), el grupo decidió disolverse en marzo de 2012, antes del "fin del mundo", anunciado para fines de ese año. Y tras su disolución, Holzapfel fue la figura que más repercusión musical tuvo, iniciando un proyecto solista que la llevaría más tarde a publicar discos propios en sintonía con esa poética salvaje.

 

Cecilia, Mariel Mariel y los tambores

En un cruce generacional de pañoletas verdes, la cantante que ha desarrollado su carrera en México se une a la estrella de los años '60 para "Sacar los tambores", una nueva canción protesta de ritmos urbanos que nace en las calles de Chile. «Yo no le pido favores / no entro en su juego de roles / después de ensayos y errores / hay que sacar los tambores».

Una décima constituyente

El Pueblo es el soberano
La ley es su voluntad
Se asegura la igualdad
Y los Derechos Humanos
Dignidad para el anciano
Acceso a la educación
Menos fuerza y más razón
Salud sin clases sociales
Derechos medioambientales
Estado y plurinación