Anachena

Las cenizas del grupo Viena dieron vida a Anachena, una banda que durante sus siete años de vida retomó la orientación new-wave trabajada antes en Viena por los hermanos Archie y Pedro Frugone, y que pudo desarrollarse pese al cierre de espacios ocurrido en Chile tras el llamado “boom pop” de los años ochenta.

Leer más

Años

Santiago, 1989 - 1996

Décadas

1990 |

Géneros

Anachena

Integrantes

Pedro Frugone, guitarra (1989 – 1994).
Archibaldo Archie Frugone, bajo y voz (1989 – 1996).
Francisco Koch, batería (1989 – 1991).
Juan Patricio Fuenzalida, batería (1991 – 1996).
Verónica Lazarte, voz (1995 – 1996).
Manuel de Juan, guitarra (1995 – 1996).

Jorge Leiva

Una producción independiente, reeditada luego por una multinacional, se quedó sin circular tras la partida de su guitarrista Pedro Frugone a La Ley, en 1994. La banda concluyó su historia con la partida de Archie Frugone a Estados Unidos, en 1996. Desde allí comanda al grupo Silvestres, también con Francisco Koch, el primer baterista de este grupo.

Desde el rancho
En 1989, y al filo de la disolución de Viena, los hermanos Frugone articularon un trío con el que pretendían seguir en la búsqueda de pop pulido que habían trabajado antes con la banda de “Niña engreída”. El nombre del grupo fue un homenaje a la parcela de Santa Ana de Chena en la que vivían y mantenían su estudio de grabación.

Recorrieron pequeños escenarios y universidades hasta grabar un primer disco, Exhibition (1991). El siguiente álbum, Anachena (1993), pudo contar con mejor presupuesto, e incluso logró ubicar un tema en radios. La poca difusión para el rock chileno en esos años fue rota por “Lucero”, que alcanzó una aceptable rotación.

La muerte del guitarrista Andrés Bobe, en abril de 1994, motivó al grupo La Ley a convocar a Pedro Frugone como su nuevo guitarrista. Anachena quedó así con su base truncada, lo cual determinó en parte el fin de la relación con la disquera BMG. Un largo receso llevó a Archie a rearmar más tarde el grupo con un álbum independiente, Sicobélica (1995), de sonido más crudo.

Una vocalista argentina, Verónica Lazarte, y una formación completamente nueva no consiguieron ganarse un espacio en una escena con muchas bandas buscando su lugar. A esas alturas, ya grupos como Lucybell, Malcorazón, Christianes y La Ley contaban con apoyo de sellos multinacionales, en un contexto que opacó a la banda. Poco despúes y tras colaborar como músico en vivo de gente como Jorge González, Archie Frugone se trasladó a Los Ángeles, California, sellando así el fin de Anachena y el inicio de una nueva vida como músico de sesión y líder de un grupo de inmigrantes llamado Silvestre. El baterista Juan Patricio Fuenzalida reapareció más tarde en las bandas Barbarella y Sour.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.