Amerika’n Sound

Heredera de los precursores de la denominada cumbia sound en Chile, Argentina, Perú y Bolivia, y de la popular tecnocumbia mexicana, Amérika’n Sound es la agrupación chilena que hacia finales de los años ’90 logró mayor reconocimiento entre sus pares a nivel nacional, y fue además la fuente del surgimiento de otros emblemáticos grupos de su estilo como Tró-pika’l Sound (1997) y D’ Latin Sound (1999). Popularizado por el estribillo Haciendo el amor / haciendo el amor / Toda la noche, de la cumbia “Haciendo el amor” (1998), el mayor impacto de su carrera, el grupo ha permanecido activo por más de veinte años y con tres generaciones de integrantes. Desde los años 2000, en momentos hay más de un grupo que se presenta como Amerika’n Sound, en una situación que aunque no les gusta a los músicos, ha contribuido a mantener vivo el n0mbre y el legado de la banda.

Leer más

Años

Iquique, 1995 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Amerika'n Sound

Integrantes

Andrés Farías, teclado (1995 – 2001)
Roberto “Pipo” Olmos, voz (1995 – 1996 / 1999 – 2001 / 2010- ●)
Raúl Torrejón, percusión (1995 –1999 / 2003 – ?)
Silvio Moscoso (1995 – 1996)
Roberto Moscoso (1995 – 1996)
Jaime Mamani (1995 – 1996)
Pablo Jaiña, animador (1995)
Víctor Véliz, animador y voz (1995 – 1999 / 2003 – 2016)
Iván Araya, bajo (1996 – 1999 / 2003 – 2006)
Erick Neira, guitarra (1996 – 1999/ 2003 – 2014)
Luis “Cachito” Navarro, animador (1996 – 1999 / 2003  – 2010)
Cristián Farías, voz (1999 – 2010 / 2014 – 2016)
Alejandro “Chapulín” Parada, voz (1999 –  2003 / 2012 – 2014)
Ariel Marín, guitarra (2000 – 2006 / 2016 – ●)
Bruce Adaro, batería (2001 – ●)
Hernán”Nano Red” Rojas, bajo (2000 – ●)
César Lecaros, teclado (2000- ●)
César Pallares, animador (2003 – ?)
Sandro López, percusión (2000 – ●)
Johan Villagra, voz (2016 – ●)

 

Colectivo de Investigación Tiesos pero Cumbiancheros

Primera generación: desde Iquique por el norte
Nacida el 25 de octubre de 1995 en Iquique por iniciativa del tecladista calameño Andrés Farías junto al baterista Silvio Moscoso, en su primera formación la icónica agrupación integró a amigos y parientes músicos como Roberto Pipo Olmos (voz), Jaime Mamani (guitarra), Roberto Moscoso (bajo), Raúl Torrejón (percusión) y Pablo Jaiña (animación).

Al inicio la intención de sus fundadores era llamar al grupo América Sound, combinación entre el propósito de Andrés Farías de formar un grupo llamado Súper Sound y la reconocida admiración de Pipo Olmos por los bolivianos América Pop. Pero en el estudio de grabación, y ad portas de su primera experiencia discográfica, se enteraron de que el nombre América Sound ya estaba registrado, por lo que adoptaron el definitivo y mediático Amérika’n Sound.

En pocos días el grupo daba sus primeros pasos en el pequeño estudio de grabación iquiqueño Estrella del Norte, tras lo cual grabaron en diciembre del mismo año en el sello santiaguino Calipso Record’s, del productor Hugo Ascueta, su primera producción, Onda tropical (1995). Sigueron conciertos y giras por el norte de Chile, entre Arica y Ovalle, proceso en el cual se produjo la primera de varias separaciones que marcaron la prolífica trayectoria del conjunto, con la salida del animador Pablo Jaiña y su reemplazo por el vocalista Víctor Gato Véliz, del grupo Amanecer de Arica.

Segunda generación: de Coquimbo a todo Chile
Luego de ser ampliamente difundido por la radio Amistad de La Serena, en febrero de 1996 Amérika’n Sound se instaló en el puerto de Coquimbo, y en septiembre alcanzó uno de los principales escenarios tropicales y musicales del país: La Pampilla de Coquimbo. Al año siguiente hubo un nuevo cambio en la alineación, tras la partida de Pipo Olmos (voz), Jaime Mamani (guitarra) y los hermanos Roberto y Silvio Moscoso (bajo y batería), quienes fundaron Tró-pika’l Sound en 1997.

La llamada segunda generación del grupo quedó entonces reforzada por Erick Neira (guitarra), Iván Araya (bajo) y Luis Cachito Navarro en la animación, pues el Gato Véliz pasó a ocuparse de la primera voz. Con ellos vino el proceso de proyección nacional, en escenarios tales como las fiestas de fin de año en el Parque Italia de Valparaíso y el santiaguino Estadio Chile, actual Estadio Víctor Jara, donde Amérika’n Sound compartió espacios con Alegría y Fantasía, en lo que ya se consolidaba como la “movida tropical” o la “onda sound” chilena. En 1997 lanzaron su tercer disco, Quiéreme, donde incluyeron un tema argentino, “Haciendo el amor”, que – aunque grabado casi a la par que sus ex compañeros de Tró-pika’l Sound– se convirtió en el gran hit de su historia.

En adelante se presentaron en gimnasios municipales, festivales, discotecas y otros escenarios del país, y en espacios radiales y televisivos de proyección nacional. A algunos lanzamientos de discos los músicos llegaron el limousina, y n hasta cuatro conceirtos.

La demanda de conciertos era tal que su director y fundador, Andrés Farías, formó un segundo elenco. Amérika’n Sound Jr. para cubrir la apretada agenda. Pero vino un nuevo quiebre: A fines de 1999, tras un masivo concierto en la Quinta Vergara de Viña del Mar, producido por el canal Megavisión y teloneado por los argentinos Los Charros, se despidió la segunda generación de Amérika’n Sound. Un grupo de integrantes formó otra de las bandas ícono de la onda sound chilena, D’ Latin Sound.

Tercera generación: debut internacional
A partir de entonces el grupo continuó activo gracias a los músicos que hasta entonces formaban Amérika’n Sound Jr. Para el año 2000 se había reintegrado como voz principal Pipo Olmos, con quien grabaron el disco antológico Lo más grande y consolidaron la tercera generación del grupo, que se presentó el mismo año en el espectáculo “Fin del Milenio” organizado por TVN frente al Palacio de La Moneda y ante un público multitudinario y festivo. Ese año actuan en la teleserie Santo Ladrón e imponen un nuevo hit: Su versión “sound” del clásico pop de Magneto”Vuela vuela”

Pero distintos problemas llevaron al dueño de la marca, el tecladista y fundador Andrés Farías, a vendérsela al locutor y director de radio Colo Colo Omar Gárate, en una transacción que significó una nueva imagen de Amérika’n Sound, desprendida de los coloridos atuendos de sus primeros tiempo.

En septiembre de 2004, la banda consiguió uno de sus más anhelados sueños : un contrato para realizar su primera gira europea, iniciada en Estocolmo, Suecia, y en la que durante tres meses tocaron para diversas comunidades latinas del continente. Al regreso, el locutor radial cedió los derechos del nombre a los músicos, pero en una formación donde ya no estaba el fundador Andrés Farías, que formó un nuevo grupo en Calama llamado Proyecto Power.

El año 2007 la formación propietaria de la marca editó un nuevo disco, Caídos del cielo, y a año siguiente presentan Vuelve el ritmo, pero la actividad se volvió a detener por problemas extramusicales del guitarrista Ariel Marín, y que se relacionaban con su profesión . A partir de eso, Amerika’n Sound se dividió en dos versiones: Una encabezada por el vocalista Christian Farías y Cachito Navarro,  conocida como “Los Originales”, y otra con el nombre original, liderada por Hernán Rojas, Sandro López y Bruce Adaro, donde cantaba el Gato Véliz, pero que reintegraba ocasionalmente a Roberto Pipo Olmos. En ese período se hace complejo seguir las actividades de una y otra facción , sobre todo porque se producen bastantes intercambios de músicos entre ellos.

Pero en febrero de 2014 la historia se ordenó por un momento. Buena parte de los músicos de la historia editaron el disco Uniendo generaciones, con el eje de López, Adaro y Rojas,  pero también Pipo Olmos como cantante y el guitarrista Erick Neira como invitados. No estaba el fundador, y varios otros nombres históricos, pero fue lo más cercano a una reunión del conjunto original.

Pero duró poco. Al poco tiempo, se dividieron nuevamente las aguas, volvieron a formarse dos elencos: Un grupo liderado por Rojas y Pipo Olmos, y otro, dirigido por Adaro y Rojas, a los que se unió Ariel Marín, y poco después asumió como manager el experimentado Melitón Vera. Esta facción de Amerika’n Sound reclutó al cantante coquimbano Johan Villagra, y presentó una nueva apariencia y un nuevo sencillo el 2017: “Que no me falte tu amor”. Un tercer elenco lo dirige Cristián Farías, cantante histórico, y así – multiplicada, continúa la historia de Amerika’n Sound.

Beto está de vuelta

El cantante ofrece un concierto este jueves 13 en el Movistar Arena, para comenzar a celebrar sus 30 años de carrera. Éxitos de La Ley y nuevas composiciones, como el single “Rosas en el lodo” junto a los colombianos Monsieur Periné, serán parte del repertorio. El sábado 15 repite en el Espacio Marina de Concepción.

Padre e hijo
Le-Bert

Dos discos se presentan este viernes en El Sindicato (Maipú 424, Barrio Yungay). El primero solista de Camilo Le-Bert, voz del grupo de rock y fusión Fósil, y el cuarto solista  de Luis Le-Bert, donde revisa, solo con guitarra y voz, canciones de Santiago del Nuevo Extremo.