Valentina Rodríguez

La “fusión de raíz” fue el concepto acuñado por Valentina Rodríguez al llevar a efecto un proyecto autoral desde punto de encuentro de tres líneas: la música de ritmos folclóricos, la canción pop y el temperamento jazzístico. A fines de la década de 2000 esta cantante y autora egresada de la Escuela Moderna de Música unió su nombre al de otros compositores de fusión latinoamericana con autoridad: Daniela Conejero, Marcelo VergaraJosefina Echenique y, algunos años antes, Rodrigo Santa María.

Fechas

Santiago - 26 de enero de 1980

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Valentina Rodríguez

Iñigo Díaz

Valentina Rodríguez fue entrenada en la técnica vocal como cantante y en el método docto de composición. Las creaciones personales que elaboró durante cinco años de trabajo quedaron registradas en su primer disco solista, editado en 2008. Ahí puso canciones cristalinas, algunas con ciertos testeos del sabor de Claudia Acuña como referencia de ese crossover musical y estados emocionales. Las composiciones de su primer disco, Camino de regreso (2009), llevaron títulos como “Mis sueños, mi hogar”, “Esperando por ti” o “La lagrimita”, que presentaron una influencia armónica de la música brasileña, rítmica del folclor chileno y argentino, y melódico de la balada moderna, además de una banda de soporte liderada por el pianista de jazz y su director musical Américo Olivari y con músicos como Roberto López (contrabajo), Cristóbal Rojas (batería) y Nicolás Rosenthal (percusiones étnicas, del grupo Fractal).

"Hijo del sol luminoso", casi 40 años después

En 1981, cuando Joe Vasconcellos era el joven cantante de Congreso, les mostró "Hijo del sol luminoso" con su guitarra y el grupo la convirtió en un clásico al incluirla en su disco Viaje por la cresta del mundo. Casi cuatro décadas después, su autor lanza otra versión: El colorido registro de su concierto de noviembre, acompañado de la Banda Conmoción y Santa Feria.

Cueca centenaria

En 1895, los Lumiere presentaron el cine , y encargaron a realizadores grabar cortos en todo el mundo. En 1903 llegó uno a Chile , y grabó la primera película chilena: Paseo a Playa Ancha. Cinco cortos. El primero es un registro de personas bailando zamacueca. En 2017 lo restauró y publicó la Cineteca.