Roberto Dañobeitía

Luego de la irrupción de modernos guitarristas como Ángel Parra y Pedro Rodríguez, el jazz chileno de la década de los ’90 vería la aparición de una nueva oleada de estos solistas. Entre ellos destaca la tríada de guitarristas nacidos en 1974: Mauricio Rodríguez, Jorge Díaz y Roberto Dañobeitía. Este último se transformaría luego en uno de los más interesantes compositores de un nuevo y moderno repertorio jazzístico, modelado luego un importante paso por Europa, y consolidado en su trabajo para ensambles mayores, como Quintessence, o el noneto que más tarde reunió como instrumento para su catálogo más avanzado de composiciones.

Fechas

Santiago - 01 de febrero de 1974

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Roberto Dañobeitía

Iñigo Díaz

Dañobeitía se inició en el escenario del club L’Atelier, espacio donde tocó por primera vez a los 17 años. Pronto, el guitarra sería uno de los hombres del quinteto del violinista Roberto Lecaros en 1994, banda con la que mostró sus primeros aprontes en el bop. Luego conformaría un cuarteto junto a la pianista Carmen Paz Kuki González y se integraría al quinteto del saxofonista alto Alfredo Espinoza.

Al finalizar los ’90, Dañobeitía hizo sus primeras armas en orquestas de jazz, tocando bajo la dirección de Víctor Durán y luego, una vez instalado en Barcelona, como guitarra estable de la Swing Europe, una big band internacional de solistas europeos a la que Dañobeitía ingresó con pasaporte comunitario. Desde ese momento inició en Barcelona un largo trabajo en composición y arreglos de música para orquesta moderna de jazz, en un proyecto que trasladaría a Chile, alternando este trabajo con la puesta a punto de sus primeros quintetos en 2004 junto al poderoso tándem del bop Sebastián JordánAgustín Moya.

A estos dos sidemen pronto Dañobeitía incluyó en las filas del proyecto de jazz contemporáneo que formó en 2005 junto con el guitarrista Federico Dannemann, como la integración de ambos quintetos y conocido luego como Ensamble Quintessence. La agrupación de cámara fue la plataforma desde donde Dañobeitía desplegaró su moderno trabajo de arreglismo y que además se presentó en vivo durante 2009 en el Festival Providencia Jazz y en el Teatro Municipal de Santiago.

En 2012, el guitarrista regresó al trabajo con grupos propios y al año siguiente editó dos discos: Interstelar Trío, con un ensamble sin batería junto a Sebastián Jordán (trompeta) y Eduardo Peña (contrabajo), y La ironía del tiempo, que Dañobeitía presentó como una suite de composiciones para un noneto, donde recurrió a los vientos de Quintessence (Rubio, Moya, Sánchez, Jordán y Saavedra), además de una sección rítmica con músicos radicados por entonces en Nueva York, Pablo Vergara (piano), Pablo Menares (contrabajo) y Félix Lecaros (batería).

París ya tiene el Centro Cultural Ángel Parra

En París fue inaugurado el primer centro cultural del mundo con su nombre. Está en el Barrio 14 de la capital francesa, donde el cantautor vivió desde los años de su exilio y allí el Centro Cultural Vercingéntorix, que él ayudó a construir, ahora se llama Ángel Parra. Su hermana Isabel y sus hijos Ángel y Javiera viajaron a su inauguración.

«Voz de la calle»: El primer concierto 2019 de Electrodomésticos

El lunes 27 la banda lanza una edición “deluxe”, de su disco 2017 Ex la humanidad. Con invitados en escena y una revisión de su catálogo, será el primer concierto del 2019 de la agrupación liderada por Carlos Cabezas.