Patricio Anabalón

De la generación de cantautores con tintes de trova surgidos a fines de los años '90 en Chile, Patricio Anabalón ha tenido discreta presencia en los medios pero gran prolificidad discográfica e internacional. El músico, que tiene a su haber estudios de guitarra clásica, se ha hecho cargo de la definición de trovador en su sentido más original, y ha mantenido permanente vínculo con la poesía. De hecho, ha publicado libros (como Mandrágora inmortal y El retrato final) e incluido algunos de sus poemas en antologías, y en su discografía aparecen canciones que musicalizan versos de vates chilenos y universales.

Fechas

Santiago - 27 de junio de 1975

Décadas

1990 |2000 |2010 |2020 |

Géneros

Patricio Anabalón

Gabriela Bade

El compositor y cantante se siente parte de la generación marcada por los procesos políticos de su tiempo, y reconoce a esas preocupaciones como parte de su obra. «Su trabajo trovadoresco mantiene una directriz claramente definida hacia la búsqueda de la identidad propia del trovador, atemporal en su estirpe y condición, pero lúcido de los procesos sociales contingentes», describe él mismo sobre su proyecto artístico.

Sus vínculos entre la palabra escrita y la cantada lo han estimulado a musicalizar a numerosos y conocidos autores; entre ellos, Pablo Neruda, Octavio Paz, André Breton, Charles Baudelaire, Jaime Sabines y César Vallejo. Sobre este principio hizo su primer disco, Poemas árticos (2000), para el que musicalizó textos de Vicente Huidobro. Ese mismo año, y también en calidad de productor de su propio disco, lanzó su primer álbum de canciones propias: Verbos de sal.

El registro de sus trabajos ha mantenido un ritmo acelerado de crecimiento. Hojas de invierno (2003) su disco más conocido, apareció bajo etiqueta Alerce y sentó las bases de su trabajo musical. Canciones muy delicadas y cargadas de romanticismo, hechas sobre la base de una guitarra acústica y arreglos de cuerdas. La compañía de voces como las de Vicente Feliú y Magdalena Matthey, entre otras, le ayudaron a crear los ambientes melancólicos e íntimos por los que se caracteriza su canción.

Puertos nunca vistos (reeditado más tarde por Alerce bajo el título Itaca) fue patrocinado por el Centro de Estudios Griegos y Bizantinos de la Universidad de Chile. Musicalizó allí a poetas griegos. El curso de las grabaciones siguió en 2003 con Pobre de ti si te mueres, donde compartió créditos con los poetas chilenos David Turkeltaub y Manuel Silva Acevedo.

Pese a que para estas alturas Anabalón ya ha salido del país a importantes actuaciones en Cuba, México y otros países, a fines de 2003 el trovador decidió su salida definitiva hacia el exterior. Y se fue a Cuba. Desde allí organizó una serie de conciertos en Francia, Suecia, Italia, Suiza, Austria y Grecia. La lista de colaboraciones internacionales suyas sobre un escenario engrosan una lista asombrosa: Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Augusto Blanca, Cecilia Todd, Alejandro Filio, Amaury Pérez, Ismael Serrano, Arleta y Giorgis Christodoulou, entre otros.