María Perlita

La apertura de los shows de la francesa Olivia Ruiz en Santiago, Puerto Montt y Concepción en 2006 presentó en escenarios a María Perlita, el nombre con el que la cantautora Daniela Jordán ha elegido mostrar, en Chile y Europa, su música levantada sobre guitarra, piano y voz. La compositora define sus canciones como «bien rockeras» pero afirma su opción preferencial por lo austero, lo que ha quedado expuesto a través de discos como Panc (2007), realizado durante un tiempo de vida en París, y Moneditas (2014), ya de regreso en Santiago de Chile.

Fechas

Santiago - 03 de octubre de 1978

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Marisol García

En bandas y a solas
Daniela Jordán comenzó a componer hacia el año 2001, influenciada por extranjeras como Fiona Apple y Julieta Venegas. La fuerza de letras de firme perspectiva femenina hacían que el foco de atención se ubicase sobre su canto, disciplina que la joven venía estudiando formalmente desde sus 17 años con maestros vinculados al jazz y el canto lírico (incluyendo un período como alumna de Arlette Jequier y de Inés Délano), y en paralelo a sus estudios formales de Arte, en la Universidad Católica. Fue invitada como vocalista al primer disco de CHC, grabó un cover de "Can't take my eyes off of you" para el primer cortometraje del cineasta Matías Bize, y afirmó, así, su gusto por el trabajo escénico.

Junto al grupo Elevador, Daniela mostró durante el año 2004 un tipo de pop agitado que incluso llegó a estructurar catorce composiciones originales en pocos meses de trabajo. Pero «la banda se desarmó justo cuando teníamos que salir a la luz», cuenta. La frustración inicial se convirtió en impulso solista, y la cantante armó un estudio casero en el que fue grabando sus creaciones acumuladas: «Empecé lentamente a armar canciones, experimentar sonidos, aprendí a usar los programas... y apareció Maria Perlita, el nombre de un bote en una caleta del Litoral Central».

La cantante comenzó a presentarse en vivo con su hermano Víctor como bajista y tecladista (ambos asociados, más tarde, en el dúo Duobit), y entre esas presentaciones en clubes capitalinos, lanzó Panc (2007) su primer álbum, trabajado primero con la asistencia de Andrés Valdivia en Santiago y luego con la producción artística de Ramuntcho Matta, en París.

El disco sucesor fue trabajado en circunstancias muy diferentes, ya con la intérprete instalada en Burdeos, Francia, y con la firme intención de mostrar su música en ese país junto al músico Javier Majluf. Dingo dongo (2010) fue el resultado de, según ella, «jugármela por hacer mi música tanto aquí como en la quebrada del ají». De regreso en Chile para establecerse junto a su familia, María Perlita consolidó una composición menos intuitiva y más vinculado al formato de canción, que luego llevó al disco Moneditas (2014), donde incluyó canciones en francés, piezas pop y raggae, valses y rancheras, y donde invitó a cantantes pop como Nicole y Paz Court y al rapero Tea Time a sus sesiones de grabación.

Tomás del Real: cantar para cosechar

Sembrar de nuevo es el álbum que cierra el primer tríptico de grabaciones del joven trovador viñamarino, una breve serie de canciones de naturaleza acústica que surgieron al fragor del estallido de octubre y que viven una segunda edad en la dubitativa realidad de la pandemia. La edición ilustra su cubierta con una escultura en madera del artista visual Cristian Garrido.

Conversaciones con el Grupo de Los Diez

El pianista de jazz que vive desde 1999 en esa ciudad dialoga con Alfonso Leng, Alberto García Guerrero y Pedro Humberto Allende a través de sus partituras, que aborda desde la improvisación. Su nuevo disco considera cuarteto de jazz y cuarteto de cuerdas.