Jorge Urrutia Blondel

Incansable promotor del patrimonio chileno, Jorge Urrutia Blondel integró el estudio del folclor al campo universitario y coescribió con Samuel Claro Valdés la primera publicación sobre la historia de la música en Chile en 1973. Alumno del Instituto Nacional y la Escuela de Leyes de la Universidad de Chile, realizó sus estudios musicales de manera privada con Pedro Humberto Allende y Domingo Santa Cruz, dos fundadores de la institucionalidad musical en Chile.

Fechas

La Serena - 17 de septiembre de 1905
Santiago - 05 de julio de 1981

Décadas

1920 |1930 |1940 |1950 |1960 |1970 |

Géneros

José Oplustil

Fue activo participante en la Sociedad Bach y secretario del Conservatorio Nacional hasta que recibe una beca para perfeccionar su formación en Europa. Entre 1928 y 1931 asistió a las clases de Charles Koechlin, Paul Dukas y Nadia Boulanger en París, así como de Paul Hindemith y Hans Mersmann en Berlín.

Entre la investigación y la composición
Después de su viaje por Europa, Urrutia Blondel ocupó el cargo de profesor de teoría y composición en el Conservatorio Nacional, teniendo como alumnos a Juan Amenábar, José Vicente Asuar, Darwin Vargas y Miguel Aguilar. También fue secretario de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile durante trece años y miembro del Instituto de Investigaciones Musicales.

Su labor como musicólogo consistió en la realización de estudios analíticos de la música chilena del siglo XX, y de investigación folclórica, en particular, de las provincias del norte de Chile e Isla de Pascua. Fue coautor de Historia de la musica en Chile con el investigador Samuel Claro Valdés, la primera publicación de su tipo y que apareció alrededor de 1973. Además escribió críticas y artículos sobre música nacional e internacional para diversas revistas.

Como compositor, Urrutia Blondel comenzó escribiendo con un estilo nacionalista, que luego derivó hacia una mezcla de elementos post-impresionistas y neoclásicos. Aunque tuvo preferencia por la música de cámara, su obra más famosa fue "Pastoral de Alhué", para orquesta (1937), obra en que el impresionismo y folclor la alejan de la tendencia nacionalista típica del arte musical latinoamericano.

Sus investigaciones del acervo nacional también resuenan en el ballet La guitarra del diablo (1942-52), en las obras corales "Música folclórica ritual de La Tirana" (1962) y "Cantares de Rapa Nui" (1958-59) o en sus tempranas "Sugerencias de Chile", para piano (1924-26). Entretanto, un acentro neoclásico invade su suite orquestal Música para un cuento de antaño (1948), mientras que Gabriela Mistral y Juan Ramón Jiménez le sirven de inspiración para sus ciclos de canciones. Urrutia Blondel recibió el Premio Nacional de Arte en 1976.

Los Bunkers: cancionero popular

Luego de cinco años de inactividad, el quinteto tocó durante una manifestación en Plaza Baquedano que fue convocada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y de la cual también participó Inti-Illimani.

Una décima constituyente

El Pueblo es el soberano
La ley es su voluntad
Se asegura la igualdad
Y los Derechos Humanos
Dignidad para el anciano
Acceso a la educación
Menos fuerza y más razón
Salud sin clases sociales
Derechos medioambientales
Estado y plurinación