Jorge Urrutia Blondel

Incansable promotor del patrimonio chileno, Jorge Urrutia Blondel integró el estudio del folclor al campo universitario y coescribió con Samuel Claro Valdés la primera publicación sobre la historia de la música en Chile en 1973. Alumno del Instituto Nacional y la Escuela de Leyes de la Universidad de Chile, realizó sus estudios musicales de manera privada con Pedro Humberto Allende y Domingo Santa Cruz, dos fundadores de la institucionalidad musical en Chile.

Fechas

La Serena - 17 de septiembre de 1905
Santiago - 05 de julio de 1981

Décadas

1920 |1930 |1940 |1950 |1960 |1970 |

Géneros

José Oplustil

Fue activo participante en la Sociedad Bach y secretario del Conservatorio Nacional hasta que recibe una beca para perfeccionar su formación en Europa. Entre 1928 y 1931 asistió a las clases de Charles Koechlin, Paul Dukas y Nadia Boulanger en París, así como de Paul Hindemith y Hans Mersmann en Berlín.

Entre la investigación y la composición
Después de su viaje por Europa, Urrutia Blondel ocupó el cargo de profesor de teoría y composición en el Conservatorio Nacional, teniendo como alumnos a Juan Amenábar, José Vicente Asuar, Darwin Vargas y Miguel Aguilar. También fue secretario de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile durante trece años y miembro del Instituto de Investigaciones Musicales.

Su labor como musicólogo consistió en la realización de estudios analíticos de la música chilena del siglo XX, y de investigación folclórica, en particular, de las provincias del norte de Chile e Isla de Pascua. Fue coautor de Historia de la musica en Chile con el investigador Samuel Claro Valdés, la primera publicación de su tipo y que apareció alrededor de 1973. Además escribió críticas y artículos sobre música nacional e internacional para diversas revistas.

Como compositor, Urrutia Blondel comenzó escribiendo con un estilo nacionalista, que luego derivó hacia una mezcla de elementos post-impresionistas y neoclásicos. Aunque tuvo preferencia por la música de cámara, su obra más famosa fue "Pastoral de Alhué", para orquesta (1937), obra en que el impresionismo y folclor la alejan de la tendencia nacionalista típica del arte musical latinoamericano.

Sus investigaciones del acervo nacional también resuenan en el ballet La guitarra del diablo (1942-52), en las obras corales "Música folclórica ritual de La Tirana" (1962) y "Cantares de Rapa Nui" (1958-59) o en sus tempranas "Sugerencias de Chile", para piano (1924-26). Entretanto, un acentro neoclásico invade su suite orquestal Música para un cuento de antaño (1948), mientras que Gabriela Mistral y Juan Ramón Jiménez le sirven de inspiración para sus ciclos de canciones. Urrutia Blondel recibió el Premio Nacional de Arte en 1976.

Un patrimonio que cumple medio siglo

Desde 1970, el Archivo de Música de la Biblioteca Nacional resguarda partituras, manuscritos, documentos personales, grabaciones, piezas gráficas y una multitud de objetos relacionados con la creación realizada en el país. En octubre festejan sus 50 años con el IV Encuentro Iberoamericano de Archivos Musicales y Sonoros. La programación, acá.

Leo Saavedra confinado

A cinco años de su debut como solista, el ex vocalista de Primavera de Praga presenta su segundo disco, Operación ballena, con ocho canciones compuestas y grabadas durante la cuarentena obligada por el nuevo coronavirus.