Gonzalo Yáñez

Una mezcla de cantautor, rockero y cantante pop es Gonzalo Yáñez, músico uruguayo afincado en Chile desde su adolescencia, y quien tuvo su primer acercamiento profesional a la música a través de la banda No me Acuerdo. Fue un grupo de vida breve que contó, sin embargo, en un momento con la producción de Jorge González. Ese contacto motivó más tarde la incorporación de Yáñez como guitarrista invitado de Los Prisioneros. Hoy el joven se desempaña como solista, y compositor y productor por encargo.

Fechas

Montevideo (Uruguay) - 08 de mayo de 1983

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

gonzalo-yáñez

Jorge Leiva

Nacido en Uruguay en una familia de músicos, Yáñez llegó a Chile a los 13 años de edad, y con algunos compañeros de colegio formó No me Acuerdo. Esa banda tuvo un funcionamiento intermitente y se disolvió cuando grababa su segundo álbum. El inconcluso disco, entonces, terminó siendo el debut solista del cantante, con Gonzalo Yáñez como título y varios temas ampliamente difundidos. «Volvemos a caer» y «A mis 20» fueron las credenciales de un proceso promocional que se vio interrumpido por la invitación de Jorge González a ser parte de Los Prisioneros.

El líder del grupo sanmiguelino conoció a Yáñez cuando produjo el tema «Cada día más» en las fases finales de No me Acuerdo. Tras la salida de Álvaro Henríquez como guitarrista de Los Prisioneros (había reemplazado a Claudio Narea ese mismo año), González invitó a Yáñez a la gira del disco Manzana, en un período de colaboración que se extendió durante el 2003 y hasta fines del año siguiente. Según el joven, «para mí fue bien complicado el hecho de haber dejado dos meses el trabajo en mi disco para dedicarme completamente a Los Prisioneros, y su gira a México y Estados Unidos. Me parece que es tiempo para empezar a mostrar el disco y empezar a tocar en vivo».

Gonzalo Yáñez retomó entonces su trabajo solista, distinguido por un pop con fuerte influencia atlántica (evidente sobre todo por su acento uruguayo al cantar), pegajosos estribillos y un equilibrio entre baladas y temas más agitados. Con la colaboración de Álvaro Henríquez en un tema, su primer disco solista incluyó doce canciones originales. Yáñez alternó esa promoción con su debut como de productor, trabajando con María Jimena Pereyra (en el disco Esa luz, 2004), con Ximena Abarca (Provocación, 2006) y con las jóvenes cantantes pop Kel (No molestar!, 2008), Denise Rosenthal (El blog de la Feña, 2008), además del grupo pop y funk Uruz (Uruz, 2008).

Según el músico, el tiempo lo había ido poniendo “muy obsesivo, al nivel que tengo que ejecutar cada instrumento yo mismo (excepto la batería) para quedar conforme. Cada vez me importa menos tocar un estilo solo de música, como, por ejemplo el rock. [Están] también mis ganas de siempre de contar una historia urbana de amor, relacionada a las eternas contradicciones de las relaciones entre un hombre y una mujer; o sea, la esencia misma de la vida».

Yáñez publicó su segundo álbum a fines del 2006, luego de la presentación de un EP de adelanto, Me hiciste pagar (2005). Ida y vuelta fue un disco trabajado en estudio canción por canción, de acuerdo a la convicción de su autor en que “se acabó la era en la que el álbum era vital para todo artista desde el punto de vista de la presentación de la obra al público. Más que un álbum en el concepto clásico, esto es una colección de canciones”.

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.