Gianina Ramos

La tez pálida, vestimentas negras, maquillajes expresivos, técnicas de canto lírico y una propuesta “descabellada” para los patrones del gusto masivo, transformaron a Gianina Ramos (luego rebautizada como Gianina D'Angelo) en una excepción a la norma impuesta en el programa “Rojo, fama contrafama”. La temuquense sorprendió al público con una mezcla impensada: Según Gianina Ramos, el espíritu de la balada melódica, los fondos operáticos y el dramatismo del rock gótico podían convivir en una misma canción.

Fechas

Temuco - 18 de octubre de 1985

Décadas

2000 |

Géneros

Gianina Ramos

Su opción por la música clásica y el canto lírico venía desde mucho antes de fichar en la versión 2004 de este concurso de TVN. A los siete años escuchaba a Mozart, a los nueve interpretaba a Schubert y a los 15 ingresó al Coro Sinfónico del Teatro Municipal de Temuco. Los pasos de Gianina Ramos estaban encaminados hacia el conservatorio. La entrada al mundo de la música popular fue azarosa y ella utilizó la plataforma únicamente como vitrina, disputando los espacios con solistas muy populares y opuestas a ella: María José Quintanilla (ranchera), Carolina Soto (balada), Katherine Orellana (pop).

Pese a la eliminación del certamen, llegó a cantar junto al tenor Tito Beltrán y editó con Warner el álbum Esencias (2004) en una mezcla de lírica y pop en la línea de las británicas Sarah Brightman y Charlotte Church. Así alcanzó una audiencia más transversal que específica y desplegó libremente aquella propuesta de estética teatral: ópera, rock y canción popular. Sus piezas claves fueron el single “Te dejas querer” o “La reina de la noche”, una adaptación con guitarras eléctricas del aria de “La reina de la noche”, de la ópera de Mozart La flauta mágica. Tiempo después regresó al disco, con un trabajo de canciones navideñas en la misma estética, y ya con un nuevo pseudónimo artístico, Ha nacido un maestro (2008), con canciones de su autoría como “Reyes magos”, “Sólo un poco de amor” y la propia "Ha nacido un maestro".