Gamaliel Guerra
Foto: Zig-Zag / El Mercurio

Gamaliel Guerra

Con dos nombres quedó en la posteridad, según lo recuerden como Gamaliel o Gamelín Guerra, pero el hombre que escribió las canciones «En Mejillones yo tuve un amor» y «Antofagasta dormida» es uno solo, y está entre los autores principales del cancionero chileno del siglo veinte, además de ser un símbolo cultural en los puertos nortinos de Mejillones y Antofagasta.

Fechas

Aguas Blancas - 28 de mayo de 1906
Santiago - 22 de junio de 1988

Décadas

1920 |1930 |1940 |1950 |1960 |

Géneros

Gamaliel Guerra

David Ponce

Gamaliel Guerra Seura nació el 28 de mayo de 1906 en la oficina salitrera Pepita, situada en el cantón Aguas Blancas próximo al puerto de Mejillones, en pleno auge de la industria del salitre. Hijo de Clara Rosa Seura y Gregorio Guerra, fue el tercero de catorce hermanos. Su padre era pastor evangélico y músico del ejército a la vez, y tras cumplir a los veinte años el servicio militar, Gamaliel Guerra fue trasladado a Tacna.

Para esa época, hacia 1926, ya cantaba y tocaba guitarra, y tras su regreso a la vida civil trabajó como obrero en la empresa del ferrocarril de Antofagasta a Bolivia antes de viajar a establecerse en Santiago. En la capital entró en 1928 como baterista y cantante a la orquesta típica que había formado uno de sus hermanos, Jonathan Guerra. Fue su debut profesional en la música.

Al cabo de una gira de la orquesta al norte en 1938, Gamaliel Guerra escribió sus dos canciones más célebres, «Antofagasta dormida» y «En Mejillones yo tuve un amor», ésta última grabada por el cantante Jorge Abril (padre) con el cuarteto de tango de Porfirio Díaz para el sello Victor (1945). Con ellas, Guerra se suma a los autores que cultivaron en Chile el foxtrot, como José Goles o Armando González Malbrán. El musicólogo Juan Pablo González cataloga su «Antofagasta dormida» como un fox melódico, y «En Mejillones yo tuve un amor» es, junto a «El paso del pollo», de José Goles, el foxtrot chileno más popular. No tiene estribillo. Ni falta que le hace.

En Mejillones yo tengo un museo
Ya en los años ’40 en Santiago, Gamaliel Guerra actuó con frecuencia en puntos neurálgicos de la bohemia capitalina como el Lucerna, el Savoy, La Bahía y hasta en el Club de la Unión. De acuerdo a su biografía oficial, escribió 104 composiciones, de las cuales 62 quedaron registradas en el Derecho de Autor, y en su repertorio hay vals, foxtrot, música folclórica y tangos, con Carlos Gardel como especial influencia.

Hacia el final de su carrera actuó en el centro termal La Leonera, en la Sexta Región. Guerra murió el 22 de junio de 1988 en Santiago, a los 82 años, y desde el 12 de octubre de 1995 sus restos están en el cementerio de Mejillones. Su legado consta en el Centro Cultural Gamelín Guerra Seura del mismo puerto, inaugurado en 1979 en el edificio de la antigua oficina de aduanas de Mejillones y reacondicionado en 1997, donde entre otros objetos está la última guitarra que el artista usó en sus actuaciones.

«En Mejillones yo tuve un amor» figura entre las composiciones compiladas en el primer volumen del libro Clásicos de la música popular chilena (1994), publicado por la Sociedad Chilena del Derecho del Autor. Y el más amplio rango de intérpretes, desde Don Francisco en episodios de «Sábados gigantes» hasta nuevos grupos de la órbita guachaca como Los Chamullentos, además de Roberto y Lalo Parra y de la cantante Ema Pinto en su disco Noche callada (1999), han cantado y grabado esa canción en la que Gamaliel Guerra canta al amor de una mujer y al del puerto que lo vio crecer en el mismo y popular foxtrot chileno.

La Cumbre 2019 con cartel completo

En enero de 2007 en el Estadio Nacional se desarrolló la primera Cumbre del Rock chileno, que desde entonces ha tenido seis versiones, y que este 2019 se realizará por primera vez en Rancagua. Esta semana mostró su cartel completo. Paritario y amplio: Desde Buddy Richard a Paloma Mami

Entrevista a Carola López

La cantautora que obtuvo la estatuilla en la categoría Música de Raíz por su disco Una mujer como usté, conversa con otra ganadora de un Pulsar, la coeditora de MusicaPopular.cl Marisol García.