Verdevioleta

El proyecto de unión de las tradiciones de la poesía y canto popular de Violeta Parra y la escuela de música contemporánea brasileña de Hermeto Pascoal fue también una vinculación entre colores y entre sensibilidades musicales. Verde y violeta: la multi-vientista carioca Aline Gonçalves y el guitarrista porteño Simón Schriever se conocieron en 2004 en los talleres de arreglo y armonía de Itiberê Zwarg, histórico sideman de Pascoal y se conectaron además en la obra avant-garde de Parra contenida en el álbum Composiciones para guitarra (1999).

Leer más

Años

Valparaíso, 2005 - 2012

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Verdevioleta

Integrantes

Simón Schriever, guitarra (2005 – 2012).
Aline Gonçalves, clarinete, flauta baja, sikus, quenacho (2005 – 2012).

Iñigo Díaz

En 2005, una vez instalados en Valparaíso, Schriever y Gonçalves comenzaron con el trabajo de arreglos sobre canciones del repertorio de la autora chilena, vinculando las propiedades estéticas de la música colorida de Brasil y la música más agreste del folclor chileno. El proyecto de Verdevioleta fue la unión de dos colores (el verde brasileño y el violeta de Parra) y fue pensado para ensamble de vientos y percusiones más que para duetos de guitarra y clarinete, como acostumbraban a presentarse ambos solistas en el circuito porteño.

Finalmente, Verdevioleta se cristalizó con músicos del ambiente de la fusión, el jazz y el teatro capitalino como Pablo Lecaros (bajo), Pedro Villagra (saxofón), Daniel Rodríguez (batería), Jovanni Novoa (flauta, colaborador de José Seves) o Cecilia Canto (acordeón, integrante de La Patogallina Saunmachín). Verdevioleta llegó a conseguir avanzados arreglos de piezas como “Maldigo del alto cielo”, “La lavandera”, “Tema libre N° 2” o “Gracias a la vida”, mezclando estilos regionales e inspiraciones latinoamericanistas y experimentales que quedaron registradas en el disco Creaciones sobre música de Violeta Parra (2007).

A fines de 2008 el grupo se rearticuló con nuevos colaboradores (el saxofonista Andrés Pérez, el pianista Ariel Pino, el bajista Roberto López o la acordeonista Francisca Schmidt) para realizar una gira por Perú, Argentina y Brasil, pero este segundo impulso tuvo una vida más intermitente, hasta que en 2012 el proyecto llegó a su fin. Simón Schriever continuó como guitarrista de acompañamiento de cantantes como Francesca Ancarola, Marta Contreras o Isabel Bermúdez y en 2015 hizo su estreno como solista con el disco El espacio entre las olas.

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.