Verdevioleta

El proyecto de unión de las tradiciones de la poesía y canto popular de Violeta Parra y la escuela de música contemporánea brasileña de Hermeto Pascoal fue también una vinculación entre colores y entre sensibilidades musicales. Verde y violeta: la multi-vientista carioca Aline Gonçalves y el guitarrista porteño Simón Schriever se conocieron en 2004 en los talleres de arreglo y armonía de Itiberê Zwarg, histórico sideman de Pascoal y se conectaron además en la obra avant-garde de Parra contenida en el álbum Composiciones para guitarra (1999).

Leer más

Años

Valparaíso, 2005 - 2012

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Verdevioleta

Integrantes

Simón Schriever, guitarra (2005 - 2012).
Aline Gonçalves, clarinete, flauta baja, sikus, quenacho (2005 - 2012).

Iñigo Díaz

En 2005, una vez instalados en Valparaíso, Schriever y Gonçalves comenzaron con el trabajo de arreglos sobre canciones del repertorio de la autora chilena, vinculando las propiedades estéticas de la música colorida de Brasil y la música más agreste del folclor chileno. El proyecto de Verdevioleta fue la unión de dos colores (el verde brasileño y el violeta de Parra) y fue pensado para ensamble de vientos y percusiones más que para duetos de guitarra y clarinete, como acostumbraban a presentarse ambos solistas en el circuito porteño.

Finalmente, Verdevioleta se cristalizó con músicos del ambiente de la fusión, el jazz y el teatro capitalino como Pablo Lecaros (bajo), Pedro Villagra (saxofón), Daniel Rodríguez (batería), Jovanni Novoa (flauta, colaborador de José Seves) o Cecilia Canto (acordeón, integrante de La Patogallina Saunmachín). Verdevioleta llegó a conseguir avanzados arreglos de piezas como “Maldigo del alto cielo”, “La lavandera”, “Tema libre N° 2” o “Gracias a la vida”, mezclando estilos regionales e inspiraciones latinoamericanistas y experimentales que quedaron registradas en el disco Creaciones sobre música de Violeta Parra (2007).

A fines de 2008 el grupo se rearticuló con nuevos colaboradores (el saxofonista Andrés Pérez, el pianista Ariel Pino, el bajista Roberto López o la acordeonista Francisca Schmidt) para realizar una gira por Perú, Argentina y Brasil, pero este segundo impulso tuvo una vida más intermitente, hasta que en 2012 el proyecto llegó a su fin. Simón Schriever continuó como guitarrista de acompañamiento de cantantes como Francesca Ancarola, Marta Contreras o Isabel Bermúdez y en 2015 hizo su estreno como solista con el disco El espacio entre las olas.

Los Bunkers: cancionero popular

Luego de cinco años de inactividad, el quinteto tocó durante una manifestación en Plaza Baquedano que fue convocada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y de la cual también participó Inti-Illimani.

Una décima constituyente

El Pueblo es el soberano
La ley es su voluntad
Se asegura la igualdad
Y los Derechos Humanos
Dignidad para el anciano
Acceso a la educación
Menos fuerza y más razón
Salud sin clases sociales
Derechos medioambientales
Estado y plurinación