The Apparitions

Alumnos secundarios de Santiago, de colegios como el Craighouse el Grange School, con un gusto autodidacta por el rock británico dieron origen a principios de 1967 al grupo The Apparitions. Durante sus dos años de trabajo la banda desarrolló principalmente covers de Cream, Jimi Hendrix y los Rolling Stones, destacando así como una de las primeras agrupaciones rock del país. Fue la historia inicial del cantautor Eduardo Gatti, justo antes de su paso a los Blops, y una de las primeras agrupaciones en Chile en hacer rock en castellano.

Leer más

Años

Santiago, 1967 - 1969

Décadas

1960 |

Géneros

The Apparition

Integrantes

John Bauerle, voz (1967 – 1969).
Eduardo Gatti, guitarra (1967 – 1969).
Antonio Gubbins, guitarra (1967 – 1968).
Philip Milmine, bajo (1967 – 1969).
George Sommerhoff, batería (1967 – 1969).
Sergio Bezard, batería (1969).
Eugenio Guzmán, guitarra (1968 – 1969).

Jorge Leiva

Tocando en colegios del barrio alto y cantando en inglés, ganaron prestigio suficiente para que Odeón les financiara un primer single. “Balada para una dama triste” (con “Esa niña” como lado B) terminó siendo la única edición del grupo, en 1968. Aunque el disco no tuvo difusión masiva, permitió aumentar ligeramente su agenda de conciertos, en uno de los cuales los vio el entonces representante del ultrapopular José Alfredo Fuentes, Jorge Mackenna.

El manager puso al grupo en contacto con RCA, etiqueta para la cual grabaron el sencillo que les dio su mayor eco masivo. El single tuvo en el lado A la versión en español del clásico popularizado por Percy Sledge, “When a man loves a woman” (reinventado como “Cuando un hombre se enamora”). La intensa balada eléctrica los puso en los rankings y, de alguna manera, abrió espacios para el rock cantado en español, algo impensado en esos años. El trabajo de Eduardo Gatti sobre la guitarra le ganó el excesivo apodo de “el Eric Clapton chileno”.

Dos nuevos sencillos antecedieron la oferta de la compañía para hacer un disco, aunque con la condición de que suavizaran sus códigos rockeros. Eso bastó para generar problemas al interior del conjunto y coincidió con la decisión de varios de ellos de dedicarse a sus profesiones. El vocalista John Bauerle grabó un sencillo más como solista y luego se fue a estudiar a España. Allí también tuvo una experiencia discográfica con un grupo llamado La Oca, pero a su regreso abandonó la música, al igual que la mayor parte de sus ex compañeros.

Sólo dos integrantes mantuvieron su camino: el guitarrista Antonio Gubbins reapareció en los años ’80 a instancias del Canto Nuevo; y el también guitarrista Eduardo Gatti se incorporó casi de inmediato al trascendente grupo Blops, en donde inauguró una extensa veta como cantautor.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.