Pat Henry y Los Diablos Azules

Pat Henry fue parte esencial de la Nueva Ola. Cantó en inglés el inocente rock de esos años, emulando explícitamente el sonido de Bill Haley y The Shadows, para terminar convertido en ídolo juvenil. Su propuesta estuvo lejos de ser novedosa, pero con ritmos pegajosos y buena imagen logró generar histeria y llenar teatros en el marco del pop liviano de la Nueva Ola que sacudió el país durante los años ’60.

Leer más

Años

Santiago, 1963 -

Décadas

1960 |

Géneros

Pat Henry y Los Diablos Azules

Integrantes

Pat Henry (Patricio E. Nuñez), voz (1963 – 1969).
Sergio Cabello, teclado (1960 – 1969).
Fernando Subercaseaux, bajo (1960 – 1969).
Sergio Gomina Sánchez, batería (1960 – 1963).
Luis Ortiz, batería (1960 – 1963).
Hugo Matus, guitarra (1963 – 1969).
Rigoberto Ragona, guitarra (1963 – 1969).
José Arturo Giolito Valenzuela, batería (1964 – 1966).

Jorge Leiva

Cuando sintió que había cumplido una etapa en Chile decidió partir al extranjero, donde permanece hasta hoy detrás de los escenarios, con el oficio de experto en iluminación de megaeventos.

De Patricio Enrique a Pat Henry
En 1960, y cuando se llamaba solamente Patricio Enríque Núñez, un tecladista amigo (Sergio Cabello) lo invitó a ser el cantante de una banda en formación. Debutaron en el Cuartel de Bomberos de San Miguel, en agosto de ese año; y su buena recepción determinó el comienzo de un intenso ritmo de presentaciones en vivo. En esa primera etapa su nombre artístico fue The Blue Devils.

A principios de 1961, el grupo llegó a la radio Portales, que entonces iniciaba sus shows nocturnos en vivo. Durante varios meses fueron el grupo de los programas del sábado por la noche: “Calducho” (con Eduardo Grunert). Por gestión del popular locutor Ricardo García pasaron luego al mediodía del domingo en radio Minería, en el programa “La Polla”, donde alcanzaron a estar cuatro meses hasta que el entonces director artístico de EMI-Odeon, Rubén Nouzeilles, los invitó a grabar para la etiqueta.

El sencillo “Poesía en movimiento” (“Poetry in motion”) fue el primer registro de Pat Henry cuando todavía era un menor de edad (para firmar el contrato tuvo que acudir a la compañía de discos junto a su madre). Un año después, su carrera se consolidó con la formación oficial de un grupo para que lo acompañara: Los Diablos Azules, formados en 1963 por los guitarristas Rigo Ragona y Hugo Matus, y el baterista Lucho Ortiz (más tarde, integrante de Los Ángeles Negros, conjunto que se bautizó así a partir de Los Diablos Azules).

Para entonces, Pat Henry era ya un ídolo adolescente, definido por las revistas como “el Bill Haley chileno”. Su matrimonio con la cantante Gloria Benavides, en 1964, fue el primer gran acontecimiento social cubierto a varias páginas por revista Ritmo, convirtiéndolos ambos en rostros emblemáticos del movimiento de Nueva Ola. Sería la suya una unión de apenas cuatro años, pero simbólica del nivel de exposición que lograría Henry durante su juventud.

Con Los Diablos Azules
Fue en 1965 que Pat Henry grabó su primer largaduración con Los Diablos Azules, un disco homónimo que integró una mezcla de originales y covers de éxitos anglo. Para entonces, se había integrado a Los Diablos Azules el baterista José Arturo Giolito Valenzuela, un baterista que se haría famoso a partir de los años ’70 con el famoso Giolito y su Combo. En 1967, el disco Buscados ofreció un sorpresivo repertorio, completamente instrumental, destacado previamente por el single “Te quiero / Jugando en la playa” (1966), quizás el más famoso single instrumental chileno, y el aporte casi accidental del guitarrista Carlos Corales (futuro Aguaturbia) al legado de un grupo del que nunca fue parte.

Otros discos de 45 pulgadas destacados en su carrera fueron “Era un muchacho como yo que quería ser Beatle o Rolling Stone” (1967), “El sonido del silencio” (1969) y “Yo fui asistente del Kayser” (1967); editados todos por Odeón, y recopilados luego en el LP Pat Henry y Los Diablos Azules (1969).

Pero esta historia solista se detuvo al año siguiente, cuando Pat Henry comenzó a cantar con Los Carr Twins (el dúo de los hermanos Carrasco). Con ellos se fue a Perú e inició una larga gira por Sudamérica y Centroamérica que terminó en México, en 1969. Allí siguieron presentándose como grupo hasta avanzada la década de los ’70.

Pat Henry, entonces, dejó la música para tomar cursos de iluminación en Nueva York, ocupación que mantiene hasta hoy en ese país, y que lo trae regularmente a Chile para cumplir ese rol en el Festival de Viña del Mar. Su oficio musical, en ese nuevo contexto, ha sido absolutamente desplazado, y no ha tenido presentaciones públicas por lo menos durante la última década.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.