Mota

Rock, jazz, música electrónica y experimental son, entre otras, las fuentes reunidas por los músicos de un movimiento que recibió el nombre genérico de post-rock en los años '90. En Chile ese método tuvo eco en grupos como Gnosis, SuperSer y el que más registros dejó de su trabajo: Mota. Ricardo Halabí (guitarra), Rodrigo Rammsy (bajo), Luis Felipe Saavedra (teclados) y José Junemann (batería) tocaron sólo tres años, pero su música, esquemática y sugerente a la vez, quedó en un disco para la posteridad.

Leer más

Años

Santiago, 2000 -

Décadas

2000 |

Géneros

Mota

Integrantes

Ricardo Halabí, guitarra (2000 - 2003).
Rodrigo Rammsy, bajo (2000 - 2003).
Luis Felipe Saavedra, teclados (2000 - 2003).
José Junemann, batería (2000 - 2003).
Muriel Valle, voz (2000).
Bernardita Martínez, voz (2000).

David Ponce

Mota empezó como un dúo de trip-hop entre Junemann y la cantante Muriel  Valle en abril de 2000. Con Bernardita Martínez en la voz, futura bajista de Guiso, actuaron en lugares como Paladium y la academia Projazz a fines del mismo año, pero la definitiva formación instrumental debutó en mayo de 2001 en la Escuela de Cine de Chile. Su primera grabación fue Mota demo (2001), con títulos como ‘‘Motación’’ o ‘‘Drama en 6/8’’ y antesala de su álbum Mota disco (2002): el registro de la música que el cuarteto tocó en vivo con gente como Rama, L’Patinalafrente, Guiso y otros. El rudo rock de garaje de sus frecuentes socios de escena siempre planteó un interesante contraste con el elaborado sonido de Mota.

No es el único contraste. Si la música instrumental de grupos de la época como Griz, Familia Miranda, Mostro o Congelador suele concentrarse en pocos instrumentos y motivos, Mota tiende a expandirse en un sonido rico en timbres y en arreglos que son una ciencia exacta en composiciones largas como ‘‘7’’, ‘‘8va. Situación’’ o ‘‘El día de la Ale’’. Halabí y Rammsy hilan notas de guitarra y bajo que difunden la frontera entre armonía y melodía; Junemann da similar protagonismo a una batería de alta precisión y compases irregulares y Saavedra combina timbres de flautas o vibráfonos con ruidos electrónicos.

Afín al llamado post-rock de grupos estadounidenses como The Sea & Cake o Tortoise, Mota tuvo fuentes similares. El baterista hizo música electrónica como Han Solo e integró SuperSer, y tanto él como Rammsy y Halabi volcaron en Mota sus estudios formales de música y su relación con el jazz. ‘‘De Tortoise me llamó la atención que usaban elementos del jazz y su sonido electrónico, sin que fuera jazz ni música electrónica propiamente tal’’, es el recuerdo de Rammsy. ‘‘Es un poco como nos pasaba a nosotros. Todos creían que éramos jazzeros, y escuchábamos jazz, pero pasa todo por tener una mente abierta’’.

"Tratamos de olvidarnos de la técnica y de tocar libremente. De hecho Mota tiene partes que son súper libres, con mucha improvisacion", explica Saavedra. El grupo se disolvió en 2003 con la partida a España de Junemann, quien formó Pal Trío. En 2002 Saavedra se unió a The Ganjas y Halabí, iniciado en Solar a los 21 años, se integró a Pendex.

Historia y memoria: la biografía del dúo Los Perlas

En días de encierro y aislamiento, destacamos una nueva entrada dedicada al dúo de Óscar Olivares y Luis Silva. Ambos eran músicos profesionales y debutaron en 1956 con una inédita estampa de rotos, en contraste con el pulcro traje de huasos que caracterizaba entonces a  los conjuntos de folclor.

El primer libro del trap chileno

La investigación de Ignacio Molina se ordena a la manera de una «historia oral», con frases de entrevistas hechas por el autor a creadores e intérpretes como Pablo Chill-E, Gianluca, Young Cister, Lizz. Polimá Westcoast, Paloma Mami y Ceaese.