Julio Piña

Nombre de cantor solista tiene este conjunto de siete integrantes y vocación colectiva. «Música para bailar, cantar, oír, llorar y vacilar», presenta la reseña en su sitio, y es difícil darle una proporción jerárquica a las invitaciones de cada verbo. Hay en su sonido ritmo de fiesta, pero también una carga melancólica que los emparenta por igual con viejos combos de cumbia como con cantores cebolla de boleros de puerto.

Leer más

Años

San Antonio, 2014 -

Décadas

2010 |

Géneros

Integrantes

Víctor Fabio, guitarra y voz;
Freddy Zapata, saxo y voz;
Carlos Bórquez, bajo;
Luis Vidal, teclado;
Iván Araya, acordeón y sintetizadores;
Hugo Bahamondes, bongó y güiro;
Daniel Bahamondes, armónica;
Ignacio Mena, batería.

Marisol García

La idea de mezclar en canciones «melancolía y desenfreno» pone a Julio Piña en un espacio peculiar para un combo que asegura tributar la cumbia porteña. Su sonido, en realidad, contiene elementos eléctricos asociables al rock, percusión de definitiva vinculación afrocaribeña, y congoja sentimental aprendida probablemente del bolero (o de la vida misma). Eso, junto a letras de saludable distancia de grandes mensajes, no exentas de humor sobre definiciones sociales que rara vez se revisan. Aplicados en la interpretación, al menos en su primer disco el grupo se dio permiso también para integrar composiciones instrumentales.

Ese álbum debut, de título irónico (Grandes éxitos, vol. 1) y un cover por completo inesperado ("High and dry", de Radiohead; en el más licencioso spanglish), lo levantó la banda sólo un año después de fijar su formación, en Valparaíso, con músicos experimentados ya en la Sonora Patocarlo. Con la misma rapidez añadieron a su agenda presentaciones nacionales y extranjeras, como las del festival SXSW en Austin (Estados Unidos), en 2016.

En el sonido del conjunto actúan fuerzas libres de referencias personales: «Julio Piña es un combo metacumbiero —definen ellos—: cumbia que refiere a la cumbia, cita sus muchos aspectos evolutivos, guiños a sus muchos lugares de desarrollo, mezcla esto con las músicas que le han sido contemporáneas desde su origen y que desde chile, este grupo ha consumido desde su niñez: el rock, el jazz, la cueca, los chinchineros, las baladas, los boleros, la psicodelia, el punk rock, un largo etc.».