Gonzalo Martínez

Los nombres de sus dos integrantes determinaron en partes iguales el bautismo del dúo que en 1997 formaron Martín Schopf y Jorge González; dos chilenos más conocidos en la música electrónica y en el rock como Dandy Jack y como el cantante de Los Prisioneros respectivamente. Ese grupo se llama Gonzalo Martínez, apareció en Santiago de Chile y se mantuvo activo apenas entre 1997 y 1998, pero bastó para adelantarse a la moda y ser el primero en experimentar con la mezcla entre música tropical y electrónica que años más tarde se volvería tendencia mundial.

Leer más

Años

Santiago, 1997 -

Décadas

1990 |

Géneros

Gonzalo Martínez

Integrantes

Jorge González, voz y programación (1997 - 1998).
Martín Schopf, programación (1997 - 1998).

David Ponce

Diversión garantizada

En 1997 Jorge González llevaba tres años establecido en Nueva York, mientras Dandy Jack ya grababa música electrónica en Alemania. Ambos se habían conocido en 1989, en Santiago; coincidieron en la fiesta de masas Love Parade de Berlín, en 1995; y se reencontraron para preparar un disco de cumbias en versiones electrónicas. "Mi amigo Martín (Schopf) tuvo la visión de que la única manera de que la música tecno entrara a Sudamérica era que Sudamérica entrara en ella", explicaba en julio de ese año Jorge González, entrevistado por Alfredo Lewin para MTV. "Y si tratábamos de arreglar cumbias tradicionales de las fondas chilenas con samplers y sintetizadores, él (Schopf) no nos garantizaba que fuera a salir muy bien, pero que sí lo íbamos a pasar bien haciéndolo. Y en eso ha tenido razón".

Para septiembre del mismo año el grupo se oía en las radios chilenas con la cumbia "La pollera colorá", popularizada hacía décadas por la cantante colombiana Amparito Jiménez. Y el único disco de Gonzalo Martínez, Gonzalo Martínez y sus congas pensantes (1997), apareció en octubre con versiones de las cumbias "La pollera amarilla", "La piragua" (difundida por Luisín Landáez), "Soledad", "Tiburón", "El barco" y "Cumbia algarrobera"; además de tres canciones originales: "La cumbia triste", de González; "¡Guapa!", de Dandy Jack ; y "La cumbia del pepino", de ambos. Una broma jugada por el dúo a algunos periodistas extendió la leyenda de que Gonzalo Martínez era un niño prodigio a quien los dos chilenos habían conocido en Brooklyn.

Editado por las disqueras BMG y Discos G, sello del propio Jorge González, el álbum tiene como invitado al cantante venezolano Argenis Brito, en esos días establecido en Santiago, y a los músicos alemanes Atom Heart y Tobias Freund.

Fue con esa formación de cinco hombres que Gonzalo Martínez tocó por primera vez en vivo, el sábado 29 de noviembre de 1997, sobre un escenario de telas blancas en la discoteca Planet de la capitalina calle San Diego. Su estreno era parte del cuarto "Encuentro con la Technocultura" organizado por el colectivo Microman, en una fiesta en la que también actuaron Fiat600, Markus Nikolai y los DJs Ricardo Villalobos, Adrián, Siddharta, Chica Paula, Marcelo Umaña y Magi-k. El domingo 21 de diciembre el grupo cerró otra célebre cita, la rave Sigma 8 (celebrada en la Ballenera del balneario de Quintay, ante unas mil personas) y tras las actuaciones de los músicos chilenos y alemanes Sun Electric, Los Mismos, Jardín Secreto, Adrián, Dandy Jack, Magi-k, Umaña y Ricardo Villalobos.

Al año siguiente, Gonzalo Martínez se transformaría en el primer lanzamiento del sello del músico alemán Atom Heart, multiColor, pero el grupo no siguió en marcha. En 1998 González y Brito se unieron al baterista Miguel Tapia en una versión de Los Prisioneros llamada Los Dioses, y en 1999 el cantante reapareció como solista. Según cifras de BMG consultadas dos años más tarde, el disco no superó las dos mil copias vendidas en Chile, pero para entonces el propio Atom Heart ya había aprendido la idea para transformarla en el explosivo éxito de su serie de discos bajo el nombre de Señor Coconut, antes de que músicos como Mambotur se embarcaran a su vez en la misma piragua. Pero en un principio ésa era la piragua de Gonzalo Martínez.

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo cuatro mujeres lo han obtenido.