Ensamble Latinomoderno

Tanto la partida definitiva del saxofonista Raúl Gutiérrez a La Habana, llevándose en la maleta a una big band completa (Irazú) como el arribo del pianista cubano Juan Manuel Arranz a Chile, posibilitaron que una nueva orquesta latin jazz viera la luz entre todas las grandes agrupaciones universitarias cultoras del swing. El Ensamble Latinomoderno vino a instalarse en el espacio que dejara Irazú en 1998, a convocar a nuevos músicos para sus secciones de bronces y ritmos, y a proyectar el lenguaje del jazz latino desde la plataforma orquestal.

Leer más

Años

Santiago, 2004 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Juan Manuel Arranz, piano
David Ortega, percusiones

MusicaPopular.cl

Operó desde la Escuela Moderna a partir de 2004, con los cubanos Arranz (piano) y David Ortega (percusiones afrolatinas), un músico afincado en Chile desde comienzos de los ’90 y, por cierto, miembro activo de una serie de proyectos con carácter caribeño (desde la misma big band Irazú y el grupo Motuto, hasta múltiples agrupaciones de música tropical formadas espotáneamente). Ambos solistas encabezaron la puesta a punto de un repertorio de piezas clásicas y arreglos de alta temperatura, firmados por íconos como Mario Bauzá, Chano Pozo, Tito Puente o Dizzy Gillespie.

El Ensamble Latinomoderno aprovechó a alumnos de su propia escuela de música. Instrumentistas alinearon en la filas de trompetas, trombones y saxofones, además de la sección rítmica (como el bajista eléctrico Javier Barahona o baterista del grupo Feria, Diego Jimeno) y otros compositores escribieron piezas latin jazz especialmente para esta orquesta. Y en encuentros como el Festival de Big Bands de Valparaíso, no sólo deslumbraron con sus descargas los académicos cubanos Michel Brínguez (trombón), Lino Barbolla (saxo tenor) y Reinaldo Capote (trompeta), sino también el magnífico saxofonista alto chileno Ignacio González.

Después de siete temporadas activas, la orquesta editó el disco Ensamble Latinomoderno (2011), con piezas de Dizzy Gillespie, el cubano Enrique Jorrín, el chileno Guillermo Rifo (que escribió especialmente para esta agrupación sus «Cerro Barón» y «Plaza Echaurren»), y un arreglo latino del propio Arranz para «La jardinera», de Violeta Parra.

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un Chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.