Combo Ginebra

El sonido y las directrices de Combo Ginebra han ido cambiando desde su formación, e insistir en asociarlo a la llamada «nueva cumbia chilena» es, a estas alturas, impreciso. Hay mucha cumbia, sí, en este grupo largado como dúo entre el guitarrista Gipsy Cabello y el violinista Pachuko Pacheco, pero también la raíz de la música gitana que estuvo en su origen como banda (tan sólo Ginebra, como el brindis gitano, era su primer nombre), además de rumba flamenca, merengue, chicha, punk y canción de amor latinoamericana.

Leer más

Años

Santiago, 2004 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Combo Ginebra

Integrantes

Juan Pablo Gipsy Cabello, voz y guitarra (2004 - ?)
Álvaro Pachuko Pacheco, violín (2004 - ?)
Cristián Jara, voz y güiro (? - •)
Raúl Díaz, bajo
David Santis, voz y acordeón,
Javier Valdebenito, guitarra y dirección
Moris El Alam, saxo alto
Juan José Gómez, saxo tenor,
Pancho Guajardo, batería y timbaletas
y Guillermo González, tambora y congas.

Marisol García

Esa evolución es patente en la ampliación de su formación, con ingresos que los han convertido en un grupo de nueve integrantes, también con acordeón, saxo y percusiones. Si hay una marca de sonido ésta es más cercana a la juerga que a un género cerrado. «No dejar a nadie sentado. Un antídoto para olvidar los males y bailar hasta que las velas no ardan», definen ellos mismos su propósito. Algunos de los temas más difundidos hasta ahora del grupo son "Pasto seco", "Mala de adentro" y "El vacilón" (Premio Altazor 2013 a mejor canción tropical).

Decenas de músicos han entrado y salido del conjunto, a lo largo de su historia, aunque en su formación más estable puede observarse la particularidad de una combinación de orígenes y formaciones. Varios integrantes tienen estudios formales de música, con títulos universitarios y hasta clases en el Conservatorio. El resto, dicen, «es calle». Su fundador, Gypsy Cabello, ha comandado en paralelo sonidos tan alejados entre sí como los de La Orquesta de la Memoria y el Dúo Razzano. En esa riqueza tímbrica y legítima ambición musical se sostiene su propuesta. «Celebramos el festejo latinoamericano —describen sobre su motivación—, que en parte se ha perdido por el afán de estilizar y estandarizar los ritmos. Buscamos tocar al mismo nivel de las personas, como en los carnavales. El carnaval es calle. Y para nosotros, el festejo viene de pasar las penas bailando».