CHC

Con su imaginativa y luminosa aproximación al hip-hop, CHC se ganó el derecho a proclamarse inventores de una corriente musical nueva. «Hippy-hop» es como le acomodó al grupo santiaguino definir su música, sostenida en un principio sobre las bases secuenciadas de Pedro Subercaseux y agitada por el rapeo cálido de Gabriel Díaz, Sebastián Silva e invitados que entraban y salían de su formación esencialmente dinámica. El trabajo del grupo fue la plataforma creativa para músicos que al poco andar destacaron en proyectos personales, tanto en la música como en la televisión y el cine. La importancia que éstos adquirieron en paralelo alejó de modo natural sus presentaciones en vivo, hasta detenerlas por completo.

Leer más

Años

Santiago, 2001 - 2009

Décadas

2000 |

Géneros

CHC

Integrantes

Joven (Sebastián Silva), voz (2001-2009).
Palabra (Gabriel Díaz), voz (2001-2009).
Piedra (Pedro Subercaseaux); voz, guitarra y programación (2001-2009).
Nea (Andrea Ducci), voz y percusión (2003-2009).
Jorge del Campo, guitarra (2004-2009).
Roberto Chicho Espinoza, bajo (2004-2009).

Marisol García

Debut entre óleos
Su nombre completo fue Congregación de Hermanos Contemplativos, y así se bautizaron el año 2001, cuando Pedro Piedra Subercaseux (ya entonces en Hermanos Brothers y en el quinteto Tropiflaite) se unió a los estudiantes de cine Gabriel Díaz y Sebastián Silva para ofrecer un concierto con el que cerrar una exposición de pintura que este último inauguraría en una casa abandonada de Providencia. La soltura de sus versos y la ocurrencia de Piedra para acudir a sampleos inesperados —en sus primeras canciones podían escucharse sonidos de orquesta, reggae, funk y folclor— distinguieron al grupo en conciertos que producían casi inmediata fidelidad.

De su primer disco, Bastante real (2003), se publicaron mil copias, que al poco tiempo ya estaban repartidas entre clientes, amigos y potenciales promotores; y expandidas luego con la disposición del material completo en su sitio web. Para su siguiente álbum, CHC eligió prescindir de los sonidos pregrabados y priorizar los instrumentos (la guitarra de C-Funk, el piano de Michel Maluje y las mezclas de DJ Caso figuraban, por ejemplo, en los créditos). El resultado, What it is, es lo que es (2004), se permitía también un ritmo a veces quieto, acorde con reflexiones que se ocupaban de asuntos como el esnobismo tecnológico (“Tecnolowirwa”) o el control mental (“Se siente bien”).

El álbum apareció casi al mismo tiempo que el debut de Yaia, Goor modning, el grupo que Sebastián y Pedro mantuvieron en paralelo como homenaje local al calipso. En poco tiempo, han sido varios los convertidos a su credo energizante, incluyendo allí a los directores de los filmes Se arrienda, Sábado y La sagrada familia, en todas las cuales figura su música como parte de la banda sonora. Hacia fines del 2005, se oficializó la incorporación al grupo de músicos que venían colaborando con ellos hacía tiempo en vivo: la cantante Nea Ducci, el bajista Chicho Espinoza y el guitarrista Jorge del Campo. Fue como sexteto, entonces, que CHC preparó el álbum La cosa (2007), acaso el más elaborado trabajo de su imaginativa discografía, pero también el último antes de que los proyectos personales de cada integrante los alejaran del trabajo conjunto.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.