Angulart

En su trayectoria Angulart ha mostrado una característica muy arraigada en el ambiente en que se desarrolla y aprecia el rock progresivo chileno: el rápido furor y la siguiente inestabilidad, que en la mayoría de los casos tiende a reducir el trabajo y los resultados esfuerzos de la etapa precedente. Así y todo, la banda operó sobre una especial mixtura del neoprog con elementos estéticos obtenidos del folclor y la tradición de la música chilena.

Leer más

Años

Santiago, 2000 -

Décadas

2000 |

Géneros

Integrantes

Álvaro Graves, guitarra (2000 – 2006)
Alfredo Brown, voz, quena (2000 – 2004)
Ricardo Pérez, batería (2000 – •)
Nazario Tabilo, teclados (2000 – 2006)
Mauricio Flores, bajo, guitarra (2000 – •)
Jorge Garrido, voz (2005 – •)
Giogio Gentile, teclados, secuencias, flauta traversa (2006 – •)
Camilo Coda, guitarra eléctrica, flauta traversa (2006 – •)

Nicolás Carrasco Díaz

Los integrantes de Angulart se conocieron a través de un foro hispano de rock progresivo en Internet. En una rápida sucesión se articularon como banda, compusieron sus primeras piezas y debutaron en vivo. A poco andar la atención del grupo de seguidores del género progresivo se posó sobre ellos y hacia el año 2003 Angulart era ya una banda promisoria de la escena, gracias a su impecable técnica instrumental, una precisa manera de componer y, destacablemente, un trabajo de acabados textos en sus canciones, que los diferenciaron de otras agrupaciones del circuito progresivo.

Esta etapa ascendente se condensó a principios de 2004, con el disco Donde renacen las horas, de etiqueta Mylodon Records, elogiado además por la crítica especializada nacional e internacional. Pero no bien alcanzada esta cima, la banda fue atacada por la enfermedad que afecta al grueso de las bandas progresivas en Chile. La inestabilidad sustrajo luego a tres de sus integrantes fundadores,  el cantante Alfredo Brown, el tecladista Nazario Tabilo y el guitarrista Álvaro Graves, que fueron posteriormente reemplazados, dando paso así a un inevitable retroceso. Angulart debió regresar volver a la preparación de una banda afiatada y la composición de nuevo material, incprporando entonces el nuevo timbre de las flautas traversas al contexto de una banda de rock eléctrica.

Isma Rivera, el derecho a decir

El poeta y cantor levanta en su primer disco versos que ganan potencia junto a guitarras y secuencias a la vez furiosas y cautivantes. La última cena de los buitres es una de las publicaciones remecedoras de la temporada. «Si me dicen “canta despacito”, ni sé cómo se hace».

Los Zabaleta, en presente

Los Hermanos Zabaleta ahora se llama el nuevo disco del histórico dúo, con una docena de canciones entre las que se incluyen dos composiciones inéditas.