Alan y sus Bates

Banda pionera en el levantamiento del primer sonido rocanrolero y go-go chileno, Alan y sus Bates legó varias canciones al acopio popular de los años sesenta en Chile, incluyendo entre ellos “Difícil”, “No tengo dinero” y “Recuerdos de verano”. El grupo destacó en vivo por el carisma de su cantante, Julio Escobar (nunca hubo un «Alan» en su formación), quien se impuso en el entonces popular formato del canto actuado, a la manera de un showman. Sus continuos cambios de integrantes convirtieron al grupo en una suerte de semillero de talentos, pues sus ex miembros formaron posteriormente bandas como Los Primos, Los Ecos y Beat Combo.

Tal como en su tiempo lo hacían grupos como Los Red Juniors, The Ramblers o Los Blue Splendor, Alan y sus Bates se aventuró en un camino no muy recorrido en Chile hasta entonces: ser una banda de alcance popular dispuesta a cantar sus propias composiciones o la de autores cercanos. En su música se escuchan ecos del pop italiano, de la Nueva Ola y del rocanrol más melódico, con llamativas incursiones de teclados y saxofón, sobre la base tradicional de guitarra, bajo y batería.

Leer más

Años

Santiago, 1961 - 1969

Décadas

1960 |

Géneros

Integrantes

Julio Escobar, voz (1961-1969)
Patricio Lobos, guitarra
Willy Morales, piano (1961 – 1963)
Fidel Leiva, batería (1961 – ?)
Juan Luis Escobar, bajo
Francisco Aranda, piano (1963 – 1968)
David Estánovich, saxo
Miguel Pizarro, bajo
Pepe Grillo, batería
Guillermo Rifo, batería
Patricio Salazar, batería
Osvaldo Olivares, batería

Marisol García

El grupo descansó siempre en el carisma de su cantante, y alternó con frecuencia a sus acompañantes. Según el libro Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970, entre los años 1962 y 1964 Alan y sus Bates tuvo cinco elencos distintos, entre los cuales destacaron músicos como Patricio Lobos (guitarra), Willy Morales y Francisco Aranda (piano), David Estánovich (saxo), Miguel Pizarro (bajo). Como bateristas pasaron por el grupo Pepe Grillo, Guillermo Rifo, Patricio Salazar, Osvaldo Olivares y Fidel Leiva. Muchos de ellos harían historia más tarde en el trabajo con otras bandas, como es el caso del tecladista Willy Morales, quien decidió formar Los Mac’s luego de escuchar a los Beatles y emprender una búsqueda vinculada al rock de autor.

El grupo tuvo presentaciones en importantes escenarios de su tiempo, como el Casino de Viña del Mar. Una nota de revista Ritmo, destaca de un show suyo de 1965 «la euforia y los chillidos que arrancaron sus canciones. Y hasta dos desmayos hubo en las graderías». Entre 1965 y 1968, el conjunto publicó cuatro LP por el sello RCA-Victor.

Explica el citado libro: «La preocupación por lograr un sonido distintivo llevó a Alan y sus Bates a probar con distintas formaciones instrumentales y tecnologías, cambiando con frecuencia de integrantes y adoptando nuevos instrumentos. Este es el caso del zembalet, especie de órgano eléctrico de sonido agudo usado en reemplazo de una guitarra que se aprecia con claridad al final de “Difícil”. Además, utilizaban amplificadores diseñados para ellos por RCA de sonido más nítido y cristalino. Para montar un nuevo tema, cada uno aporta lo suyo, señalan Los Bates [a revista Ritmo], «vamos colocándole swing, haciendo destacar el zembalet y condimentándolo con ritmo y ritmo».

El tema “Difícil” es el más conocido de su discografía, por su frase pegajosa, la candidez de su letra y la utilización del recurso de llamado-respuesta, que aviva el canto de Escobar junto a sus compañeros.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.