Próspero Bisquertt

A pesar de haber sido un compositor autodidacta, Próspero Bisquertt se convirtió en una fuerza motora de la creación chilena, recibió el Premio Nacional de Arte en 1957 y dejó en la historia los himnos de la Universidad de Santiago, la Escuela Militar y la Fundación Santa María. Bisquertt (n. 1881) forma parte del frente de los compositores pioneros del área académica, nacidos a fines del siglo XIX y que establecieron el primer catálogo de obras chilenas: Enrique Soro (n. 1884), Pedro Humberto Allende (n. 1885), Carlos Lavín (n. 1883), Carlos Isamitt (n. 1887), Acario Cotapos (n. 1889), Alfonso Leng (n. 1894) y Domingo Santa Cruz (n. 1899).

Fechas

Santiago - 08 de junio de 1881
Santiago - 15 de marzo de 1959

Décadas

1920 |1930 |1940 |1950 |

Géneros

Próspero Bisquertt

José Oplustil

Compositor e ingeniero, Bisquertt estudió música de manera sin la tutoría formal de maestros. Además trabajó hasta 1923 en la Dirección General de Impuestos Internos. Posteriormente fue empresario en la industria minera, pero el éxito de su ópera-ballet «Sayeda» (1929), que se produjo durante varias temporadas en el Teatro Municipal, le permitió obtener una beca del gobierno chileno y viajar a París para perfeccionar su formación entre 1929 y 1933.

De vuelta en Chile, participó activamente en la actividad musical de los años ’30. Fue miembro fundador de la Asociación Nacional de Compositores en 1936 y ocupó el cargo de administrador del Instituto de Extensión Musical desde 1940 hasta 1945. También presentó sus obras, principalmente orquestales, en el Teatro Municipal y las temporadas de la Orquesta Sinfónica de Chile. En 1957 recibió el Premio Nacional de Arte mención Música.

Sobre todo, la orquesta
El estilo de Bisquertt combinó el impresionismo francés con temas y ritmos inspirados en el folclor chileno. Ejemplos famosos son «Aires chilenos para cuarteto de cuerdas» (1947) y «Procesión del Cristo de Mayo», para orquesta (1930). Se trata de un poema sinfónico que fue estrenado en París en 1931 y que representa un interesante choque entre nostalgia y modernidad.

Otras importantes obras suyas fueron el tríptico sinfónico «Nochebuena» (1935), la suite «Misceláneas» (1936), y los poemas sinfónicos «Metrópolis» (1940) y «1945» (1945). Según el compositor Gustavo Becerra, «1945» resumía las tendencias de Bisquertt a partir de tres fuentes: una norteamericana, en términos melódicos y orquestales; otra francesa, en lo armónico y colorístico; y finalmente una chilena, con elementos folclóricos y populares.

Bisquertt también realizó un aporte notable a la música didáctica e infantil para piano a través del ciclo de piezas llamado «Juguetería» y otras obras que han sido parte relevante en la formación de pianistas en el conservatorio. Además, compuso himnos de entidades como la Universidad de Santiago, la Fundación Santa María y la Escuela Militar.

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.