Evelyn Fuentes

Es un largo silencio el que dejó pasar Evelyn Fuentes entre la primera vez que se hizo oír a gran escala como parte del grupo Christianes y el momento en que volvió a sacar la voz por cuenta propia. Son catorce años, medidos al menos entre el único disco de ese grupo y su aparición como solista, en vivo y con su primer disco, Sin culpa (2009), pero ese regreso le ha permitido situarse con naturalidad entre una siguiente generación de diversas cantantes chilenas.

Fechas

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Pop
Evelyn Fuentes

David Ponce

El timbre etéreo de la voz de Evelyn Fuentes se escuchó con frecuencia a mediados de los años '90 en canciones como "Marfil", "Solté mi cuerpo al viento solar" y sobre todo el hit radial "Mírame sólo una vez" de Christianes, un grupo que se había iniciado entre la generación de músicos bajo la influencia dark de fines de los '80, pero que con la llegada de la cantante tomó el rumbo más luminoso prensado en el disco Ultrasol (1995).

Dos años más tarde el grupo se separaba en 1997, y tras esa experiencia en donde la composición musical dependía sobre todo de sus compañeros, Evelyn Fuentes se abocó a una creación propia. Con estudios de danza en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, se dedicó además a otras tareas paralelas, pero ya a mediados de la década siguiente estaba actuando como solista, con canciones en guitarra y en plan acústico como "Viajo sin tocar la tierra" y "Envuelta en llamas".

Luego de tocar con más frecuencia durante 2008, sola o con músicos como Doctor Pez, presentó su primer disco. Con su voz reconocible, el mismo sonido acústico de la guitarra y una ocasional viola da gamba como únicos elementos, Sin culpa fue estrenado con un concierto el 5 de marzo de 2009 y difundido por la cantante para su libre descarga en Internet. Desde entonces ella ha reforzado su actividad con actuaciones en escenarios como el del festival Hechas en Chile en agosto de 2009, y su voz también se escucha en una de las canciones del disco Boo boo (2008), del músico Francisco Pinto.

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo tres mujeres lo han obtenido.