Dulce y Agraz

Los amplios márgenes del pop han definido el trabajo de Dulce y Agraz desde su irrupción en Concepción, a mediados de la década de 2010. Primero en forma de canciones juveniles y de raíz acústica, luego más cercana a los timbres electrónicos y la reflexión, su música ha llamado la atención en Chile y otros países de Sudamérica. 

Fechas

Concepción - 18 de agosto de 1998

Décadas

2010 |2020 |

Géneros

Pop

Rodrigo Alarcón

Daniela González Mella nació en Concepción, pero pasó los primeros años de si vida en Santiago, hasta que su familia se trasladó a la capital del Biobío. Ahí tuvo sus primeros acercamientos a la música, alentados por la labor que su madre había realizado en conjuntos folclóricos y de música infantil, como Chilhué, Millantú y Rehue. En esa ciudad también fue parte de No Te Dispares en los Pies, una banda que en 2015 alcanzó a publicar un EP homónimo -grabado con Gonzalo García de Planeta No- antes de disolverse.

Para entonces, con 16 años, Daniela González ya había comenzado a llamar la atención bajo el seudónimo Dulce y Agraz. Cinco canciones melódicas y de talante acústico, agrupadas en un primer EP homónimo producido por Javier Barría, le dieron mayor visibilidad en Concepción y Santiago, además de llevarla a tocar a Perú y Ecuador. 

Luego de publicar los singles “Más” y “Ruido”, Dulce y Agraz tuvo una primera aparición ante público masivo en el festival Rock en Conce (REC) 2018, encabezado por músicos como Primal Scream, Fito Páez, Javiera Mena, Pedropiedra y Los Miserables. En la misma temporada se estableció en Santiago, volvió a Lima, debutó en Buenos Aires y participó de eventos como Ruidosa o Colors Night Lights (con Noel Gallagher, Foster the People y Saiko), pero el mayor hito fue la edición de su primer álbum, Trino (2018).  

Con colaboraciones de NatisúPrincesa Alba y más adelante Gabigar, su primer disco propiamente tal dio cuenta de una estética diferente, un pop de armonías vocales, timbres electrónicos y letras reflexivas y nostálgicas. Dos conciertos de lanzamiento -uno en Matucana 100 y otro en el Teatro Regional del Biobío- afirmaron entonces un recorrido que pronto contó con nuevas grabaciones: “No me alcanza”, una canción de Trino, fue reinterpretada en 2019 junto a Francisco Victoria; y a mediados de 2020 apareció su segundo EP, La piel.