Cecilia Ossa
Foto: Archivo Rincón Juvenil

Cecilia Ossa

Una fugaz vida musical tuvo la cantante viñamarina Cecilia Ossa. Comenzó su carrera en la primera mitad de los años ‘60 cuando fundó, junto a dos amigas quinceañeras, el trío Cesoleay, con el que participó en las primeras versiones del Festival del Cantar Juvenil, realizados en 1964 y 1965 en el Colegio Sagrados Corazones Padres Franceses de Viña del Mar. Si bien en ambos certámenes Cesoleay obtuvo el segundo puesto en la categoría internacional, Cecilia Ossa logró adjudicarse en paralelo el primer y segundo lugar en el apartado de composición original, con sus temas “¡Qué porfiado!“ y “Glu-Glu”, en ambas versiones.

Fechas

Año de nacimiento: 1951

Décadas

1960 |

Géneros

Cecilia Ossa

Claudio Gajardo Cornejo

Las ansias de construir una carrera solista impulsaron a la cantante en una escena bullente de música juvenil en el marco de la Nueva Ola. En 1966 conoció al joven empresario y hombre de radio, Julián García Reyes, quien le ofreció ser la primera artista en grabar para la nueva casa discográfica formal de la provincia de Valparaíso: el sello Pleno.

De este modo, Cecilia Ossa recibió el apoyo instrumental de músicos que conformaron parte de la Orquesta del Casino de Viña del Mar que dirigía entonces Luis Saravia, junto con las armonías vocales de Los 4 Hits, para grabar su propia versión del tema finalista que defendió Luz Eliana en el Festival de Viña del Mar de 1966, “Paraguas del amor”. En el lado B del primer single de Ossa se registró la canción “La nota falsa”. Este disco apareció en junio de 1966 y se recibió con expectación por la prensa escrita como El Mercurio de Valparaíso, y las revistas populares Ritmo de la Juventud y Rincón Juvenil.

Poco después, Cecilia Ossa grabaría un segundo single con el acompañamiento instrumental de Los Masters: “Mi guitarra” / “Podrías”. No obtuvo la misma difusión que en su debut como artista pop, lo que le significó una pronta desaparición del mapa musical discográfico de la época. Cecilia Ossa puntualiza: “Julián García-Reyes estuvo muy entusiasmado con que el Sello Pleno funcionara, pero después se desilusionó cuando las cosas no le resultaron. El sello duró muy poco. Después que yo grabé el segundo disco, García-Reyes casi no lo promocionó en la prensa y todo quedó ahí. Luego me retiré de la música para siempre porque mi papá sólo quería que yo cantara en la casa”.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.